Finalizò el Fatìdico Mes de Marzo Negro : con 183 Ejecutados en...

Finalizò el Fatìdico Mes de Marzo Negro : con 183 Ejecutados en el Estado de Veracruz

65
0
Compartir

En 4 meses suman 527 ejecutados, habiendo cada seis horas una ejecución violenta en el estado y la región de las altas montañas registra 121 ejecuciones, es decir, el 23% del total en el estado.

Mientras el Secretario de Seguridad Pública del estado de Veracruz analiza el fin de semana si presenta o no su renuncia, un total de 526 ejecuciones desde el 1 de diciembre han vuelto a poner al Estado entre los líderes de violencia, según cifras oficiales.

En Veracruz durante la administración del Gobernador Miguel Angel Yunes Linares ocurren cuatro ejecuciones violentas por día. Cada seis horas sucede un acto de este tipo durante los 111 días de su mandato.

Las ejecuciones violentas se incrementaron en Veracruz de manera alarmante, derivado de la lucha entre los distintos cárteles, sin que hasta el momento la Federación haya respondido de forma clara a los constantes solicitudes realizadas por el Gobernador del Estado de más y mejor apoyo.

En tan solo cuatro meses desde diciembre 2016 hasta el último día de marzo de 2017, se contabilizan  526 muertes violentas.

example imageLa violencia durante el primer mes de mandato de la nueva administración dejó como resultado en diciembre 114ejecutados, en enero sumaron 97, mientras que en febrero se contabilizaron un total de 134.

Marzo fue un mes fatídico para los veracruzanos, ya que el número creció casi un 45 por ciento en relación al mes de febrero, dejando como salgo una cifra de 183 personas ejecutadas en los distintos puntos de la entidad.

El Gobernador de Veracruz trata de explicarse estos altos índices, debido a la ubicación geográfica del estado, la ruta principal de los cárteles de la droga en el país, en su tránsito rumbo a la frontera norte.

“Hay un problema de delincuencia severo en el estado por conflicto entre bandas de delincuentes, que no afectan a la población en su integridad física, pero sí afecta en cuestión de percepción.
“No es fácil evitar los crímenes entre grupos delincuenciales, pero se está trabajando en esta materia (…) Tenemos el compromiso de mejorar la seguridad en Veracruz”, señaló Yunes Linares al explicar el fenómeno.

En la reunión llamada Análisis Situacional, celebrada con mandos policiacos de la Subsecretaría de Operaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el funcionario detalló que los problemas “graves” y “agudos” de delincuencia ocurren en la zona de Córdoba-Orizaba que pertenecen a la región montañosa, de forma principal.

Sin embargo, la zona Norte de la entidad, específicamente en Poza Rica y en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, dicha reunión fue efectuada a principios de marzo.

Uno de los trabajos para combatir este mal fue el ingreso de la Gendarmería Nacional, el pasado 1 de marzo a territorio veracruzano, en el que harán tareas de inteligencia y vigilancia coordinados con la Secretaría de Seguridad Pública y elementos de la Marina y Ejército Mexicano.

Cómo bienvenida a la Gendarmería Nacional, grupos criminales dejaron 11 cuerpos ejecutados y torturados en una camioneta en la colonia Graciano Sánchez, del municipio de Boca de Río.

Un mes antes de estos hechos, el 1 de febrero, fueron levantados tres marinos en el puerto de Veracruz, sin que hasta el día de hoy se conozca su paradero.

Una balacera en el fraccionamiento Villa Rica, que culminó con dos presuntos sicarios muertos, más el abandono de cuerpos en municipios del centro de Veracruz como Nogales y Córdoba, han sido hechos magnificados en las redes sociales veracruzanas.

El 5 de diciembre del año anterior, un enfrentamiento entre fuerzas federales e integrantes del Cártel de Sinaloa dejó como saldo 20 presuntos sicarios muertos en una congregación del municipio de Jesús Carranza, al sur de la entidad.

Recientemente, el 20 de marzo se suscitó un enfrentamiento en el municipio de Coxquihui, Veracruz, dejando como saldo ocho muertos, entre ellos cinco policías municipales y el cuñado del alcalde Reveriano Pérez Vega.

Los agresores incendiaron dos vehículos pertenecientes a la corporación, una camioneta y una motocicleta, esto durante esa madrugada.

Si bien apenas se lleva un mes con la Gendarmería dentro del Estado, su desempeño no ha marcado gran diferencia realmente, pues los operativos que realizan son para recorrer bares, avenidas y colonias, intentando inhibir con su presencia.

De acuerdo a colectivos y organizaciones No Gubernamentales, la presencia de la Gendarmería Nacional no ha logrado que los veracruzanos tengan una mejor percepción en cuanto a su seguridad.

Uno de los eventos más desafortunados en los últimos meses fue el “levantón” que se tuvo en un centro nocturno llamado Marshall, ubicado en la zona centro de Xalapa, al que ingresó un comando armado poco antes de las 22:00 horas para llevarse a uno de los socios del lugar que se encontraba en el interior del establecimiento.

Lo alarmante del suceso fue el lugar y la hora en el que la delincuencia organizada actuó. Este hecho hizo que empresarios del ramo y gente cercana al “levantado” se pronunciara en contra de los secuestros haciendo un llamado al Gobernador y al secretario de Seguridad a que hagan su trabajo y no solo tengan compromisos, sino que los cumplan.

En Martínez de la Torre, municipio de paso para el robo de autos, combustible y en donde la extorsión por parte de criminales hacia empresarios se viene dado desde hace años, no se menciona mucho, pero actualmente la gente de la zona vive con miedo ya que los secuestros también se están incrementando.

Los pagos de “cuota” de empresarios para que puedan trabajar, ha venido repuntando.

El gremio periodístico tampoco se ha salvad,  pues en el Gobierno del Cambio, ya se han registrado dos ataques a comunicadores,con saldo de un comunicador muerto y otro que se encuentra grave en un hospital de Veracruz.

El periodista Ricardo Monlui Cabrera fue asesinado a balazos cuando salía de un restaurante de la ciudad de Yanga, en la zona centro del estado de Veracruz, el pasado 19 de marzo.

Armando Arrieta Granados, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Rica y profesor universitario, fue agredido a balazos la madrugada del 29 de marzo, cuando llegaba a su domicilio ubicado en la privada Pozo 13 de la Colonia Agustín Lara, después de cerrar edición en el rotativo donde trabaja.

FUENTE : http://noreste.net

Dejar una respuesta