Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

CASA BLANCA VIVIÓ ATAQUE EN IRAK ENTRE OJOS LLOROSOS Y LABIOS APRETADOS

El periódico estadounidense «The Washington Post» narró lo ocurrido dentro de la Casa Blanca luego de que se dio a conocer el ataque con misiles contra bases militares en Irak, y advirtió un cambio en el tono en el que el presidente Donald Trump se dirigía a Irán.

El miércoles, el presidente Trump optó por la contención militar en su respuesta a los ataques de Irán contra dos bases en Irak al prometer nuevas y «poderosas» sanciones contra Teherán, al mismo tiempo que apostó por renegociar el pacto nuclear.

Llevaron a cabo una reunión, en la que estuvieron presentes el secretario de Defensa, Mark Esper, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, así como el presidente de Estados Unidos.

El periódico The Washington Post escribió: “Los funcionarios tenían los labios apretados y los ojos llorosos. La secretaria de prensa no respondió preguntas. El feed de Twitter de Trump, a menudo un medidor de aplausos palpitante durante los eventos en vivo, al principio permaneció congelado en el tiempo”.

Añade que «durante unas horas, al menos, con Estados Unidos en el peligroso precipicio de una guerra caliente con Irán, hubo una apariencia externa de calma en 1600 Pennsylvania Avenue, o al menos tranquilo».

Tras el ataque con misiles a la base aérea en el oeste de Irak, la Casa Blanca dijo que Trump estaba «monitoreando» los reportes y que ya había sido informado y está monitoreando y consultando con su equipo de seguridad nacional.

En una nota, el diario estadounidense escribió: “Durante cinco días seguidos, Trump advirtió, a veces con mayúsculas, que tomaría represalias contra cualquier ataque iraní a las fuerzas estadounidenses (…) Prometió devolver el golpe de una ‘manera desproporcionada‘ y dijo que lo haría sin dudar”.

Aunque luego del ataque con misiles a las bases militares, «Trump, al menos públicamente, inicialmente no tenía palabras y el mundo se preguntó qué podría hacer a continuación».

La noche del martes, autoridades aseguraron que la respuesta de Estados Unidos dependería del número de víctimas estadounidenses. El miércoles Trump confirmó que no había bajas estadounidenses.

Fuente: ElUniversal

Publicidad
Slider