Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Salva IMSS Veracruz Sur a recién nacido con doble fractura de cráneo causada por accidente carretero.

 

Carlos Daniel “N”, bebé de dos meses de nacido fue atendido por el personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Cosamaloapan y en el Hospital General Regional (HGR) en Orizaba, se recupera y evoluciona en forma favorable de las lesiones causadas en un accidente automovilístico que le provocó traumatismo craneoencefálico, hemorragia cerebral y crisis convulsivas.

Carla “N”, mamá de Daniel expresó profundo agradecimiento al IMSS y a todo el personal que estuvo involucrado en la atención de su bebé, incluido un enfermero del IMSS, quién al presenciar el accidente carretero no dudó en brindarles ayuda y ofrecer los primeros auxilios a su hijo, así como trasladarlo al Hospital General de Zona (HGZ) No. 35 en Cosamaloapan.

El jefe del departamento de Pediatría del HGR de Orizaba Jesús Velasco Báez informó que la atención inicial del menor fue en Cosamaloapan y, posteriormente lo trasladaron a Orizaba en un estado de gravedad.

El 16 de mayo, junto con sus padres y hermanito, sufrió un accidente automovilístico en carretera que causó la volcadura del auto en que viajaban, provocándole a Daniel –en ese momento tenía 40 días de nacido– dos fracturas de cráneo, hemorragia e inflamación del cerebro.

Carla y Aarón, padres del pequeño Daniel compartieron que el diagnóstico de su hijo fue de gravedad; sin embargo, confiaron plenamente en la capacidad, dedicación y cuidados del personal del IMSS.

“Estamos con el Seguro Social al 100 por ciento, porque tiene todos los aparatos, recursos materiales y humanos para situaciones de este tipo, nuestro hijo estuvo en las mejores manos, desde los camilleros que con todo cuidado movían a Daniel para sus tomografías, el personal que realizaba los estudios, enfermería, médicos y terapistas que le brindaron rehabilitación, además de procurarle atención, le dieron cariño y aliento, definitivamente se siente la pasión que tienen por su trabajo”, aseguraron los padres de Daniel.

Después de retirarle el apoyo ventilatorio y conforme pasaron los días, Daniel empezó a moverse, succionar, estornudar y principalmente a llorar, lo que fue motivo de alegría y tranquilidad, pues aunque en apariencia son actos muy sencillos, sin duda constituyeron una hazaña e importante avance, luego de las lesiones que presentó

Tras 21 días hospitalizado Daniel recibió el alta del IMSS ante el regocijo de sus padres. “Me llevo a casa a mi niño y me lo llevo bien, aunque reconozco que me da miedo, ya que en casa no tendré a mi lado al personal tan dedicado y profesional que contribuyó a que se recuperara. Gracias a Dios que los puso en mi camino”, comentó la madre de Daniel.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider