Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Pedro Castillo obliga a renunciar a su primer ministro, Guido Bellido, tras 69 días de Gobierno en Perú.

El presidente decide el cambio “en favor de la gobernabilidad” tras varios enfrentamientos en el Gabinete.

El presidente de Perú, Pedro Castillo, ha forzado este miércoles la renuncia de su primer ministro, Guido Bellido. En un mensaje a la Nación, el mandatario ha ratificado el compromiso de su Gobierno con la inversión privada y con resolver los problemas de “salud, hambre y pobreza”, tras lo que anunció la salida del político “en favor de la gobernabilidad”. Bellido representaba en el Gabinete la postura del político de izquierda radical Vladimir Cerrón, líder del partido con el que llegó Castillo a la presidencia, y había generado numerosos enfrentamientos internos en los dos meses de vida que tiene en Ejecutivo. Con este movimiento, Castillo parece querer dar un golpe en la mesa frente a quienes dudaban de quién ostentaba realmente el poder en el Gobierno: el presidente o el propio Cerrón a través del primer ministro.

El último altercado se produjo la semana pasada. El primer ministro tuiteó un mensaje dirigido al consorcio que opera el mayor yacimiento de gas en el país, para advertirles de que si no aceptaban renegociar el porcentaje que pagan al Estado, el Gobierno nacionalizaría o recuperaría el recurso. Con la amenaza, el primer ministro dilapidó en pocas horas la confianza empresarial que días atrás había cosechado Castillo en una visita a Estados Unidos, donde se reunió con presidentes ejecutivos de empresas mineras y farmacéuticas, invitándoles a mantener sus inversiones y ofreciendo garantías de estabilidad, y con los presidentes del Banco Mundial y el BID. El tipo de cambio llegó a su máximo histórico en la última semana, con 4.12 soles por dólar.

El primer ministro también había invitado públicamente al ministro de Relaciones Exteriores, Oscar Maúrtua, a dejar el cargo, después de que el vicecanciller comentara que Perú no reconocía a ninguna autoridad legítima en Venezuela desde enero. El congresista de Perú Libre comparte la posición de izquierda ortodoxa de Cerrón a favor del Gobierno de Nicolás Maduro. El viernes por la noche, en una reunión en Palacio de Gobierno de tres horas, más de la mitad de ministros cuestionó los anuncios de Bellido sobre temas que no habían sido previamente abordados ni debatidos en el consejo de ministros.

En el mensaje a la nación, Castillo reiteró que, tal y como anunció en su gira en Estados Unidos, ratificaba el compromiso del Gobierno con la inversión privada para que opere “sin corrupción y con responsabilidad social”. “Por ello mi Gobierno en su compromiso por abordar prioritariamente los grandes problemas que tiene el país -la salud, el hambre, la pobreza- he decidido tomar algunas decisiones en favor de la gobernabilidad”, añadió en un mensaje televisado en el que cuestionó la forma de hacer política de Bellido, aunque le agradeció los servicios prestados.

“El equilibrio de poderes es el puente entre el Estado de derecho y la democracia, debe procurar tranquilidad y cohesión en el Gobierno. La interpelación, la cuestión de confianza y la censura no deberían usarse para crear inestabilidad política. El Perú espera mucho de sus autoridades, es momento de poner al Perú por encima de ideologías y de posiciones aisladas”, afirmó el maestro rural y sindicalista de izquierda.

Castillo anunció que esta noche juramentará un nuevo Gabinete. La prensa peruana adelanta que la sustituta de Bellido será la abogada cajamarquina Mirtha Vásquez, expresidenta del Congreso entre noviembre y julio pasado. Vásquez es además defensora de los derechos humanos desde hace más de una década y una política de izquierda moderada.

La primera reacción de la oposición ha procedido de la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, quien respaldó la decisión del jefe de Estado. “Luego de varios días de innecesaria incertidumbre y de ministros muy cuestionados, saludamos la decisión del presidente Castillo de cambiar el Gabinete ministerial”, tuiteó. Bellido retornará a su escaño en la bancada parlamentaria de Perú Libre.

Un nombramiento polémico
Desde que Bellido llegó al Gobierno generó incomodidad en la élite política y económica debido a su falta de experiencia en gestión pública, pero también porque lo consideraban el representante de Cerrón en el Gobierno. Algunos analistas dudaban de quién tenía realmente el poder: si el presidente Castillo o Cerrón -a través del primer ministro-. La fractura dentro del Gabinete también fue clara desde el primer día. En julio, la juramentación de dos ministros tuvo que retrasarse cuando se supo que Bellido iba a liderar el Gabinete. Pedro Francke, titular de Economía, y Aníbal Torres, ministro de Justicia y Derechos Humanos, pidieron a Castillo garantías de que Cerrón no intervendría en los asuntos del Gabinete.

Esta es la segunda baja en el Gabinete en 69 días. A los 19 días de haber asumido como canciller, el Gobierno le pidió la dimisión al sociólogo y escritor Héctor Béjar, después de la polémica que alimentó la oposición por unas declaraciones suyas anteriores a su gestión como ministro. Béjar comentó en una charla en internet que Sendero Luminoso no fue el primero en tener actividad terrorista en Perú, y se refirió a sabotajes y crímenes cometidos por miembros de la Marina en la década de los años 70.

Fuente: El País.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider