Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Al menos 16 muertos al estrellarse un avión con paracaidistas a bordo en Rusia.

Un avión ligero bimotor de fabricación checa L-410 con paracaidistas a bordo se estrelló este domingo por la mañana unos 20 minutos después de despegar del aeródromo de Menzelinsk, en la república rusa de Tatarstán. De las 22 personas que viajaban en el aparato, que se partió en dos al impactar con tierra, 16 murieron en el accidente, incluidos los dos pilotos. Seis fueron hallados con vida y hospitalizados. Uno de ellos se encuentra en estado crítico.

El presidente de Tatarstán, Rustam Minnijánov, que acudió al lugar de la tragedia, dijo que los pilotos informaron por radio de problemas en uno de los motores, según algunos especialistas, tal vez debido al impacto de algún pájaro con la hélice. Sin embargo, Oleg Smirnov, jefe de la Comisión de Aviación Civil del órgano estatal de control Rostransnadzor, estima en declaraciones a la agencias rusas que lo que provocó el accidente fue que el aparato, que cuenta con 19 plazas, estaba «sobrecargado».Tendrá que ser una investigación la que determine las causas reales del desastre.

Todos los ocupantes del avión, salvo los dos tripulantes, eran paracaidistas civiles, miembros del aeroclub DOSAAF, creado ya en la época soviética por la Fuerza Aérea y del que formó parte el primer hombre que viajó al espacio, Yuri Gagarin, y la primera mujer, Valentina Tereshkova. Hoy día, la organización sigue funcionando y el club de Menzelinsk, además de formar paracaidistas, entrena cosmonautas.

Supervivientes
Por ahora, DOSAAF ha cancelado todos los vuelos de aviones del modelo L-410. Este es ya el tercer accidente de este tipo de aeronaves en Rusia desde principios de año. Los seis supervivientes son paracaidistas y ocupaban los asientos de la parte trasera. Según el instructor, Oleg Chiporov, llevaban además el casco puesto, lo que les protegió en el momento en el que se produjo el encontronazo con el suelo.

El presidente de la república explicó que, una vez que los pilotos comprendieron que la caída era inevitable, «trataron de alejarse de las zonas pobladas para efectuar un aterrizaje de emergencia, pero no lo lograron». Según sus palabras, una de las alas del aparato alcanzó a una camioneta y la hizo volcar.

El aeroclub de Menzelinsk ha acogido un campeonato mundial de paracaidismo y dos de ámbito europeo. Ha organizado además numerosos torneos a nivel nacional. Nunca hubo quejas sobre su funcionamiento, asegura la dirección. Sin embargo, esta no es la primera tragedia que se produce. El 18 de mayo, dos paracaidistas murieron cuando sus paracaídas se enredaron en el aire.

El paracaidismo clásico no es el único servicio que ofrece el club. Se les enseña también a hacer acrobacias. Sus instalaciones contaban con dos aviones, el siniestrado y un An-28. En octubre, todos los fines de semana, según la web del club, se organizan saltos en paracaídas. En Menzelinsk insisten en que los dos profesionales que pilotaban el L-410, ambos muertos en el accidente, «tenían una gran experiencia de vuelo». Los familiares de uno de ellos, Mijaíl Beliaev, que tenía 60 años, afirmaron que empezó a volar a los 19 años y conservaba todavía unos excelentes reflejos. El siniestro ha acabado también con la vida de dos conocidos preparadores técnicos del paracaidismo en Rusia, Ígor Alexéev y Dmitri Filínov. Este lunes se ha decretado día de luto en todo Tatarstán.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider