Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Cabo Verde extradita a Alex Saab a Estados Unidos.

Álex Saab, el testaferro de Nicolás Maduro, ha sido extraditado finalmente a Estados Unidos este sábado para ser juzgado por lavado de dinero y participación en una red de narcotráfico y fraude a gran escala. Un jet del departamento de Justicia norteamericano ha hecho el recorrido desde Virginia hasta Cabo Verde, donde estaba detenido Saab, y ha regresado a EE.UU. después. Una fuente diplomática norteamericana confirmó a este diario la extradición.

Se trata de un duro golpe de EE.UU. al régimen venezolano, que lleva más de un año tratando a toda costa de impedir esta extradición, por la valiosa información que Saab tiene de los negocios e intereses económicos de Maduro y su familia y entorno.

Saab se enfrenta a una pena máxima de 160 años en EE.UU., 20 años por cada delito que se le imputa en la causa por la que se solicita su extradición. Y ahora un acuerdo de la fiscalía podría abrirle la puerta a una reducción, a cambio de detalles sobre los negocios ilícitos del chavismo.

El mes pasado, el Tribunal Constitucional de Cabo Verde confirmó la constitucionalidad de la detención y extradición de este empresario, que fue arrestado en Cabo Verde el 12 de junio de 2020, tras un requerimiento de Interpol.

Está en busca y captura por ocho cargos de soborno y lavado de dinero en Florida al canalizar más de 350 millones de dólares (295 millones de euros) a cuentas en el extranjero, incluido EE.UU. Ahora, las agencias federales norteamericanas amasan también pruebas sobre sus lazos con Irán.

Otras investigaciones de EE.UU., más recientes, acusan al empresario, nacido en Colombia pero afincado en Venezuela antes de su arresto, de servir de intermediario de Maduro con Irán para sortear sanciones.

Maduro y socios suyos, como el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y el llamado Grupo de Puebla, han denunciado que Saab es preso político. En la misma línea se ha pronunciado el abogado del empresario, el juez español inhabilitado por prevaricación Baltasar Garzón.

Consciente de la información que lleva consigo a EE.UU., Saab ya ha dicho abiertamente que no contempla traicionar al régimen que le ha hecho millonario. En una carta hecha pública por su equipo legal, Saab afirmó el mes pasado: « Jamás traicionaré a la República Bolivariana, al presidente Maduro y al valiente pueblo de Venezuela… espero estar de vuelta en Venezuela a tiempo para apoyar al presidente Nicolás Maduro y al Psuv en las próximas elecciones de alcaldes y gobernadores en noviembre». Esas elecciones son el mes que viene.

Saab tuvo su primer contrato con el régimen chavista en 2011, al hacerse cargo de la construcción de viviendas de bajo coste por 685 millones de dólares. A la firma del acuerdo en noviembre de aquel año acudieron los entonces presidentes Juan Manuel Santos y Hugo Chávez, además de Maduro en calidad de canciller. Ese contrato le permitió a Saab, según la Fiscalía norteamericana, establecer toda una operación de lavado de dinero tras lograr una tasa de cambio muy ventajosa por parte del Gobierno de Venezuela.

El nombre de Saab también apareció en los llamados Papeles de Panamá, ya que según esos documentos utilizó los servicios de la firma Mossack Fonseca para establecer entre otras las empresas opacas Seafire Foundation, Lintel Overseas y P I Proment International SA Kingstone Team Inc.

Tras el arresto de Saab en Cabo Verde, la Fiscalía colombiana anunció cargos contra el empresario por lo que describió como «actividades irregulares vinculadas a los delitos de lavado de activos, enriquecimiento ilícito, exportaciones e importaciones ficticias y estafa agravada». Posteriormente, la Policía colombiana registró y se incautó de varias casas y apartamentos de Saab en la localidad de Barranquilla, incluida una lujosa mansión de 3.740 metros cuadrados, con un valor total estimado de 10 millones de dólares.

Saab tiene doble nacionalidad, venezolana y colombiana. A parte de las causas que Saab tiene abiertas en Colombia y EE.UU., las autoridades estadounidenses han seguido amasando supuestas pruebas del papel central de este empresario en la liquidación de los recursos de los venezolanos a cambio de fondos para la cúpula del régimen chavista y sus allegados.

En contra de lo que dijo un informe oficial del Capitolio, mencionado anteriormente por este diario, a Alex Saab no le busca un juzgado de Nueva York por lazos con Hezbolá. Ese informe del Capitolio, titulado «Venezuela, desafíos para los legisladores», remite a una imputación de Alex Saab, apodado Alexei, pero este diario ha podido comprobar que se trata de otra persona, un ciudadano estadounidense afincado en Nueva Jersey.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider