Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Rusia cierra su embajada ante la OTAN y echará a sus representantes en Moscú.

Rusia ha decidido suspender la labor de su embajada ante la OTAN a partir del mes que viene. El gobierno ruso responde así a la decisión de la alianza de revocar la acreditación de ocho empleados de la misión permanente rusa, acusados de trabajar de manera encubierta para los servicios de inteligencia de Rusia.

«En respuesta a las acciones de la OTAN, suspendemos la labor de nuestra misión permanente, incluida la labor del representante militar principal, probablemente a partir del 1 de noviembre, aunque tal vez esto lleve unos días más», informó este lunes el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, al término de la reunión con su homóloga de Guinea-Bissau, Suzi Carla Barbosa.

«Si los miembros de la OTAN tienen algún asunto urgente, pueden contactar con nuestro embajador en Bélgica», dijo Lavrov citado por la agencia de noticias TASS.

Este ‘portazo’ de los rusos tendrá efectos fuera de Bruselas. Al tiempo que abandona su misión ante la alianza militar occidental, Rusia también «suspende la misión militar de la OTAN en Moscú» y «pone fin a las actividades de la oficina de información» de la alianza en suelo ruso. El personal de la misión militar de la OTAN en Moscú será despojado de su acreditación a partir del 1 de noviembre, informaron las agencias de noticias rusas.

La OTAN anunció el 6 de octubre que había expulsado a ocho miembros de la misión de Rusia ante la alianza porque, según dijo, eran «oficiales de inteligencia rusos no declarados». Tras el anuncio de la expulsión, hace ya casi dos semanas, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Grushko, acusó a la OTAN de duplicidad y de utilizar la idea de una supuesta amenaza de Moscú para perseguir sus propios fines. Leonid Slutsky, jefe del comité de asuntos internacionales de la cámara baja rusa del parlamento, se sumó a las críticas advirtiendo de que Moscú tomaría represalias.

RELACIONES BAJO MÍNIMOS
Las reuniones del consejo OTAN-Rusia no se han celebrado desde 2019. Los lazos entre Occidente y Moscú se han deteriorado mucho desde la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 y por la participación rusa en el conflicto en el este de Ucrania. Por su parte, Moscú acusa a la OTAN de expandir agresivamente su infraestructura militar más cerca de las fronteras rusas. Ahora se cierra un canal de comunicación. No el único, pero sí uno importante.

Cuando la OTAN expulsó a los supuestos espías rusos a principios de mes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que la alianza tenía que actuar contra las crecientes «actividades malignas» rusas.

El jefe de la OTAN dijo que la decisión de expulsar a los representantes rusos no estaba «vinculada a ningún evento en particular», y no dio muchos más detalles sobre la medida. Pero Sky News informó de que la decisión de la OTAN estaba relacionada con las explosiones en un depósito de municiones checo en 2014 en las que, según Praga, estuvieron involucrados dos espías rusos. Ese incidente entre la República Checa y Rusia provocó la expulsión mutua de docenas de diplomáticos de la UE y Rusia y más personal de la embajada.

La delegación rusa cierra cuando había quedado reducida a diez representantes. Pero ya se había visto diezmada antes, cuando siete de sus miembros fueron expulsados después del envenenamiento de 2018 con Novichok del ex agente doble ruso, Sergei Skripal, y su hija en Gran Bretaña. Las solicitudes de acreditación de otros tres diplomáticos rusos fueron denegadas.

Stoltenberg dijo este mes que «la relación entre la OTAN y Rusia está en su punto más bajo desde el final de la Guerra Fría. Y eso se debe al comportamiento ruso». «Hay una contradicción obvia en las declaraciones de los representantes de la OTAN sobre el deseo de normalizar las relaciones con nuestro país y sus acciones reales», dijo hace unos días el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

LA OTAN ‘TOMA NOTA’

La OTAN dijo que toma nota de la decisión de Rusia, declaró a Sputnik la portavoz de la Alianza, Oana Lungescu: «Tomamos nota del comentario del ministro, pero no hemos recibido ninguna información oficial sobre estas cuestiones».

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, reaccionó al ‘portazo’ de Lavrov aseverando que Rusia ya no parece dispuesta a hablar con Occidente. «Es más que lamentable, esta decisión tomada en Moscú dañará seriamente la relación». El ministro resaltó que Alemania apoyó el diálogo con Rusia en la OTAN y además recordó que el organismo está dispuesto a un diálogo constructivo y la celebración del Consejo OTAN-Rusia. El ministro alemán calificó la decisión de Moscú de «muy inapropiada» y señaló que «prolongará la edad de hielo» en las relaciones entre Rusia y la OTAN.

Pero Moscú parece decidida a dar la espalda a su rival estratégico. Lavrov señaló que Moscú ya no «fingirá» que es posible un cambio en las relaciones con la OTAN en un futuro próximo, pues la alianza «ya declaró la imposibilidad de tales cambios». «La OTAN no está interesada en un diálogo igualitario», lamentó.

Con la nueva situación, será la embajada rusa en Bélgica la que se encargue de los asuntos urgentes relacionados con la alianza. «Alguno de los embajadores de los países de la OTAN en Moscú podría cumplir funciones similares», sugirió la cancillería rusa en su web. «La política de la Alianza con respecto a Rusia se torna cada vez más agresiva. La llamada amenaza rusa se exagera con el fin de fortalecer la unidad interna de la OTAN y crear la apariencia de su necesidad en la situación geopolítica actual», critica la nota de la Cancillería rusa.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider