Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Chivas no puede ante Xolos, último lugar de la tabla.

El Guadalajara volvió a las andadas, regresó a ser ese equipo previsible, que corre mucho, pero que genera mucho bajo la administración de Marcelo Michel Leaño. Si ganaba, si vencía al colero Tijuana, podría irse hasta el sexto lugar general, pero no, empate a cero y queda en el limbo del repechaje.

El empate pone a las Chivas con 18 puntos, se mete en el octavo puesto, y Tijuana llega a nueva, lejos, en el infierno. Guadalajara la tenía y la dejó ir, a ver si se le vuelve a presentar otra oportunidad así, ya que los de arriba perdieron, y podía haber dado el salto.

Las promesas que ha hecho Marcelo Michel Leaño, de cambiarle la cara a las Chivas, se cumplen a medias, ya que el equipo tapatío a veces es dinámico, pero también es impreciso, muy impreciso. A veces acosa al rival, pero también es acosado. A veces pretende ser protagonista, pero también es intrascendente.

Tan poco mostró el Guadalajara en la primera parte, que fue hasta cerca del final del primer tiempo que pudo tirar directo a la portería, pero Jonathan Orozco aguantó de un pieza el disparo de Uriel Antuna.

Llegó el momento del Tijuana, con jugadas por las bandas que hicieron ver mal a las Chivas. El ímpetu del «Pollo» Briseño provocó un tiro libre, al cual Raúl Gudiño hizo una gran atajada, volando de poste a poste. Esa acción despertó al Guadalajara. Michel Leaño echó la carne al asador, o lo que podía mostrar, haciendo ingresar a gente como Oribe Peralta y el «Chicote» Calderón, que provocaron que Orozco volviera a tener que emplearse a fondo.

Pero no a más. Chivas volvió a las andadas, no pudo vencer al último lugar general.

Fuente: El Universal.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider