Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

El primer ministro de Polonia acusa a Bruselas de ponerle una pistola en la sien.

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki ha incendiado las redes sociales a raíz de una entrevista en el Financial Times en la que consideraba que consideraría un acto hostil, equivalente al «inicio de la tercera guerra mundial» si la Comisión Europea bloquea lo fondos de recuperación atribuidos a su país. Morawiecki acusa al ejecutivo comunitario de ponerle “una pistola en la sien” .

«¿Qué pasará si la Comisión Europea inicia la Tercera Guerra Mundial? Si esto sucede, defenderemos nuestros derechos con todas las armas a nuestra disposición», afirma Morawiecki dando a entender que en tal caso su Gobierno podría vetar en el Consejo Europeo el paquete de medidas climáticas que es uno de los elementos más importantes de la legislatura europea.

Una vez difundidas estas declaraciones, políticos y periodistas polacos se apresuraron a comentar las palabras de Mateusz Morawiecki. Donald Tusk, el líder de la Plataforma Cívica, la principal organización opositora, publicó un mensaje en el que dice ironiza diciendo que «el mundo ha quedado asombrado tras la entrevista del primer ministro polaco, en la que presagia la Tercera Guerra Mundial provocada por el conflicto entre Polonia y la Unión Europea. En política, la estupidez es la causa de las más graves desgracias». El eurodiputado socialista polaco Lukasz Kohut escribió en Twitter: «Las cloacas se descomponen. En una entrevista para el Financial Times, el primer ministro Morawiecki equipara las acciones de la Comisión Europea con el inicio de la Tercera Guerra Mundial. También habla de una ‘pistola en la cabeza’. ¡Es el ladrón gritando que atrapen al ladrón!».

La Comisión Europea reclama a Polonia que cumpla las sentencias del Tribunal Europeo de Luxemburgo que anulaban ciertas reformas en el funcionamiento de la Justicia pero en lugar de ello, el Gobierno de Varsovia pidió un dictamen al Tribunal Constitucional -cuya composición no ha sido reconocida como válida- que proclamaba la supremacía de la legislación polaca sobre la europea. Al mismo tiempo, Bruselas mantiene congelado el análisis del plan polaco de recuperación, lo que significa que el país no tendrá acceso a los fondos.

Morawiecki asegura que a pesar de estas tensiones, el 80% de los polacos quieren seguir en la UE, incluyendo los votantes de su partido nacional populista Ley y Justicia (PiS).

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider