Slider
Publicidad
Slider

Los Bravos de Atlanta vencen 7-0 a los Astros y se coronan en la Serie Mundial.

Houston. Con jonrones del cubano Jorge Soler, Freddie Freeman y Dansby Swanson, los Bravos de Atlanta vencieron 7×0 este martes a los Astros de Houston y se proclamaron campeones de la Serie Mundial al cerrar la cuenta en 4-2.

Los Bravos se coronaron por primera vez desde 1995, cuando vencieron a los Indios de Cleveland.

Éste fue también el cuarto trofeo de los Bravos en Serie Mundial, además de los logrados en 1957, cuando tenían su base en Milwaukee, y en 1914, cuando Boston era su casa.

Por su parte, los Astros, que llegaron a esa instancia por tercera vez en cinco años, solamente se llevaron el trofeo en 2017. El martes no tuvieron argumentos en el choque decisivo y sembraron frustración entre sus aficionados; muchos empezaron a retirarse del estadio en la octava entrada.

El equipo del mexicano José Urquidy, quien no participó en el juego, se quedó con las manos vacías, a pesar de haber sido el equipo más constante en la Liga Americana en los años recientes.

En contraste, los Bravos registraron los peores números en la temporada regular, entre los que clasificaron a playoffs. Durante buena parte de la temporada, incluso pareció que éste definitivamente no sería su año.

Perdieron sus primeros cuatro juegos y muy pronto se convirtieron en un hospital. Se quedaron sin su pelotero más dinámico antes de la pausa por el Juego de Estrellas. Languidecían por debajo de la marca de .500 en agosto. Y de algún modo inexplicable, estos Bravos se transformaron y despegaron hasta llegar a lo más alto.

El cubano Soler fue elegido el MVP (el jugador más valioso) de la serie, para convertirse en el segundo isleño en lograrlo. El otro fue Liván Hernández, en 1997, con los entonces Marlins de la Florida.

Muy emocionado y feliz en ser el segundo cubano MVP en la Serie Mundial, señaló Soler, quien despachó tres bambinazos con seis impulsadas, dos de los cuadrangulares para darle el triunfo al equipo.

Max Fried lanzó seis entradas en blanco, para aportar el mejor pitcheo observado en este Clásico de Otoño. El cubano Soler, quien dio positivo de Covid-19 en los playoffs, le brindó todo el respaldo que necesitaba desde temprano, con un jonrón colosal de tres carreras.

Por los Bravos, el puertorriqueño Eddie Rosario de 4-0 con una anotada. El cubano Soler de 3-1 con dos anotadas y tres producidas.

Por los Astros, los venezolanos José Altuve de 4-1, Marwin González de 1-0. Los puertorriqueños Carlos Correa de 4-1, Martín Maldonado de 2-1. Los cubanos Yordan Álvarez de 4-1, Yuli Gurriel de 4-0, Aledmys Díaz de 1-0, y el dominicano José Siri de 2-0.

Fuente: La Jornada.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider