Slider
Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Presos denuncian que fueron torturados con la canción de ‘Baby Shark’.

Avanza una demanda que realizaron los presos en contra de empleados de la cárcel del condado de Oklahoma, en Estados Unidos.

Según informó el diario local ‘The Oklahoman’, los exreclusos Daniel Hedrick, Joseph Mitchell y John Basco presentaron una demanda de derechos civiles ante la corte federal de la ciudad de Oklahoma durante esta semana.

La demanda señala al alguacil Tommie Johnson III, al fideicomiso de la cárcel y a dos excarceleros por llevar a cabo tácticas disciplinarias que consideran son “eventos de tortura”.

La investigación de 2020 de la oficina del fiscal del distrito del condado de Oklahoma señaló de crueldad y conspiración a dichos empleados de la prisión.

Encontraron que en 2019, en eventos separados, los reclusos habían sido llevados a una habitación, esposados por la espalda y forzados a escuchar a todo volumen, durante unas tres o cuatro horas, la canción infantil ‘Baby shark’, según indicó el ‘Washington Post’.

El citado medio también informó que los carceleros Christian Charles Miles y Gregory Cornell Butler Jr. dimitieron durante una investigación interna. Por su parte, el teniente Christopher Raymond Hendershott se retiró.

En la medianoche del 30 de noviembre de 2019 los oficiales del centro escoltaron a Mitchell a una habitación vacía y lo forzaron a escuchar la canción en bucle durante varias horas, según la demanda federal.

Según el relato, a Hedrick le sucedió lo mismo, esta vez el 23 de noviembre de 2019 hacia las 3:15 a. m. Los agentes lo esposaron y lo obligaron a mantenerse de pie mientras lo aseguraban en la pared. Luego, pusieron desde una computadora la canción infantil durante una hora y media.

(Además: La profesora con doctorado que vivió en la calle por grave crisis económica).

También sucedió lo mismo con Basco el 7 de diciembre de ese año. Se informó que fue obligado a pararse y escuchar la canción durante unas dos horas.

Un cuarto exrecluso se estaría uniendo a la demanda. Se trata de Ja’Lee Foreman Jr., quien aseguró que en noviembre de 2019 dos exoficiales planeaban torturarlo también con ‘Baby Shark’, sin embargo, no lo hicieron debido a disturbios en otra zona de la cárcel.

A pesar de eso, Foreman permaneció esposado a una barra durante 90 minutos y luego fue llevado de vuelta a su celda. Según la demanda, le dieron un rodillazo en la espalda, lo golpearon contra la pared y le escupieron, indicó ‘The Oklahoman’.

Otro prisionero, identificado como Brandon Newell, también habría sido víctima de la disciplina considerada como tortura. Sin embargo, no se unió a la demanda tras haber sido encontrado culpable de asesinato en primer grado y sentenciado a cadena perpetua, indicaron medios locales.

Los abogados de los demandantes aseguran que “esta restricción prolongada, en las condiciones aquí descritas, equivale a tortura. Fue excesiva y no se relaciona racionalmente con ningún propósito gubernamental o penológico legítimo”, indica el cubrimiento de ‘Washington Post’.

“El caso civil podría resultar en impuestos más altos para los dueños de propiedades en el condado de Oklahoma si los expresos ganan su demanda o los comisionados del condado aceptan llegar a un acuerdo”, concluyó ‘The Oklahoman’.

Fuente: El Tiempo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider