Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Canelo es el mejor, pero no el campeón del pueblo: Benavidez.

Cada pelea de Saúl Canelo Álvarez trae consigo temas recurrentes. La victoria persistente, la duda de si es el mejor de la historia del boxeo mexicano y si en su próximo reto, por fin, enfrentará a su compatriota David Benavidez. La primera, como acostumbra en sus combates más recientes, fue demoledora; la segunda, cada vez hay más gente convencida de que está realizando hazañas sin precedentes; la tercera aún es un enigma.

“No hay que buscarle, Canelo es el mejor boxeador mexicano en la historia”, afirma sin titubeos José Benavidez, padre y entrenador de David Benavidez, quien es señalado como el rival lógico en el camino del pelirrojo.

“Canelo es el mejor por todo lo que ha hecho, las metas alcanzadas, es un gran peleador y el mejor libra por libra, de eso no hay discusión”, insiste don José.

“Pero hay que decirlo, Canelo puede ganar todos los cinturones del mundo, pero jamás será el campeón del pueblo. Para eso es necesario meterse en el corazón de la gente y eso parece que nunca lo va a conseguir. Ni por asomo puede compararse con Julio César Chávez.”

El entrenador nacido en Guerrero y radicado hace décadas en Estados Unidos dice que le sorprende la resistencia de mucho público mexicano para aceptar al Canelo. Hubo boxeadores que triunfaban y a pesar de sus probables defectos los querían de forma genuina, y recuerda al Púas Olivares, Salvador Sánchez y, desde luego, Julio César Chávez. Por eso no entiende por qué no aceptar a un boxeador jo-ven que gana todo. No lo sabe y piensa que nadie tiene la respuesta.

Dicen que es arrogante, pero hay muchas figuras que también lo fueron en su momento de éxito; además la gente que lo conoce sabe que es un buen muchacho. Pero nomás no entra. Y creo que eso ya no lo va a hacer, después de todo lo que ha conseguido, pues veo que difícilmente entrará en el corazón del pueblo, aunque gane todo.

No hay polémica posible después de lo del sábado en Las Vegas. Esa noche, don José coincide con muchos, Canelo se consagró con el tremendo nocaut contra Caleb Plant para merecer el estatus de campeón indiscutido de peso supermediano, el único que lo ha logrado en esa división, el único mexicano y latinomericano que ha podido reunir de manera simultánea los cinturones del CMB, AMB, OMB y FIB.

Lo persigue una sombra

Una vez barrida la división, don José sostiene que un verdadero campeón como Canelo debe enfrentar a los que esperan una oportunidad, y asegura que su hijo, David Benavidez, la merece. El peleador nacido en Estados Unidos, pero que se presenta como mexicano, es uno de los aspirantes favoritos para gente como Mike Tyson, Freddie Roach y el propio Julio César Chávez. El tapatío y su equipo tratan de no mencionarlo y han dicho que no desean pelear más contra paisanos.

“Desde luego que Canelo no le tiene miedo a David Benavidez, pero saben que es un rival muy peligroso y prefieren irse por otro camino. Los peleadores que enfrenta Canelo suelen correrle, de algún modo le temen, pero David iría al frente, a buscar el choque, eso quizás no les guste ni a Eddy Reynoso ni a Saúl”, sostiene el entrenador.

Agrega que es probable que Canelo intente subir de categoría y buscar ensanchar aún más su ya de por sí incomparable carrera. Eso dejaría fuera del alcance a David Benadvidez, pero, se apresura a aclarar, sólo de manera momentánea, porque la ruta de su hijo también llevará ese trazo.

“Si sube Canelo, tarde o temprano volverá a tener a mi hijo como retador. Si no lo toma en cuenta, David Benavidez estará ahí siempre, como la sombra del mejor boxeador mexicano que hoy existe”, finaliza.

Fuente: La Jornada.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider