Slider
Publicidad
Slider

El Reino Unido y la UE evitan el choque y dan una nueva oportunidad a la negociación sobre Irlanda del Norte.

Boris Johnson lo ha vuelto a hacer. Después de llevar al borde del precipicio las negociaciones con la UE respecto a Irlanda del Norte, hasta el punto de convertir en algo muy tangible la amenaza de una guerra comercial entre los dos bloques, ha dado un paso atrás y mostrado una aparente buena fe para dialogar. “Reconozco y doy la bienvenida al cambio de tono que he escuchado hoy en David Frost [el negociador británico con la Unión]”, ha anunciado este viernes Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea y principal representante en las conversaciones por parte de Bruselas.

Sefcovic acudía a Londres con la intención de dar un puñetazo en la mesa si no observaba ningún mensaje de acercamiento por parte del negociador británico. En las últimas semanas, Downing Street ha insistido en que cada vez estaba más cerca la posibilidad de invocar el artículo 16 del Protocolo de Irlanda e Irlanda del Norte, y suspender así unilateralmente gran parte de un tratado que fue crucial para sacar adelante el Brexit y preservar la paz y estabilidad alcanzada en Irlanda del Norte con el Acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

La clara advertencia por parte de Bruselas de que si Londres daba un paso tan drástico se pondría en riesgo el acuerdo comercial alcanzado a finales de 2020 entre el Reino Unido y la UE cumplió su cometido. Downing Street ha rebajado su tono y ha mostrado su disposición a volver a negociar con buena voluntad. “Confío en que prevalezcan las soluciones prácticas frente a cualquier nuevo intento de cálculo político”, ha advertido Sefcovic.

Frost ha asegurado: “Como ya dije el 10 de noviembre ante la Cámara de los Lores, la prioridad del Reino Unido es encontrar una solución de consenso, aunque las salvaguardas contempladas en el artículo 16 del protocolo sigan siendo una solución legítima”. También insiste en la necesidad de acelerar e intensificar las negociaciones, que se reanudarán la semana que viene.

Sefcovic y Frost volverán a reunirse el próximo viernes. El negociador comunitario ha propuesto que los próximos días se centren en lograr avances respecto a la exportación de medicamentos genéricos desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte, uno de los puntos en los que más fricción había provocado el protocolo norirlandés. “Una solución en este asunto puede servir de modelo para los otros temas pendientes”, ha dicho Sefcovic.

Fuente: El País.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider