Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Bruselas prepara una inminente nueva tanda de sanciones contra Bielorrusia.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea aprobaron este lunes un nuevo marco legal para facilitar la imposición de una quinta ronda de sanciones contra responsables políticos bielorrusos y que puede ser utilizado también para amenazar a las líneas aéreas que participan en el trasiego de emigrantes desde Oriente Próximo a Minsk desde donde son llevados a la frontera polaca, lo que se considera como un «ataque híbrido» contra la UE.

El Alto Representante de la Política Exterior europea, Josep Borrell, afirmó que esta decisión «refleja la determinación de la Unión Europea de hacer frente a la instrumentalización de los migrantes con fines políticos. Estamos rechazando esta práctica inhumana e ilegal».

Bruselas ha impuesto ya con anterioridad cuatro series de sanciones contra autoridades y altos funcionarios del régimen bielorruso.

El dictador, Alexander Lukashenko, había dicho que responderá con otras medidas contra cualquier nueva sanción impuesta por Occidente, aunque los medios oficiales bielorrusos también dieron cuenta de que este había mantenido también ayer una conversación telefónica con la todavía canciller alemana Angela Merkel para tratar de evitar una escalada en el conflicto.

La nueva tanda de sanciones podría afectar a entre treinta o cuarenta personas. Los servicios jurídicos no suelen comunicar detalles antes de que las sanciones sean efectivas, para evitar que aquellos a los que se pretende señalar tomen medidas para eludirlas.

Al mismo tiempo, la ofensiva diplomática de la Comisión Europea en los países de origen de los emigrantes ha empezado a arrojar resultados y se considera que se han anulado los planes de fletar más vuelos desde Oriente Medio a Minsk llevando ciudadanos iraquíes, sirios, afganos o yemeníes. El único punto que queda parcialmente abierto son los vuelos que lleguen a Minsk pasando por Moscú. El Gobierno iraquí ha anunciado que en los próximos días empezará a organizar vuelos para repatriar a sus nacionales varados en la frontera polaca, aunque dado que la mayoría son kurdos del norte de Irak, es muy posible que muchos se nieguen a volver a Bagdad.

Algunos países como Lituania pretendían imponer una zona de exclusión aérea sobre el aeropuerto de Minsk lo que hubiera requerido medios militares. De hecho, la ampliación de las sanciones pretende evitar cualquier referencia bélica o militar y se centra en perjudicar a quienes están involucrados directamente en esta crisis, sin importar que no sean personas o entidades bielorrusas, lo que incluía a las agencias de viajes y líneas aéreas que organizan los vuelos..

La reforma del marco legal de las sanciones fue necesaria porque el uso de migrantes como amenaza híbrida no aparece en los textos legislativos europeos que rigen el sistema de sanciones lo que habría provocado que las sanciones fueran recurribles ante el Tribunal de Justicia de la UE por falta de marco legal.

Quejas contra Europa
Todo esto no parece suficiente para el Gobierno nacional populista polaco que sigue quejándose de la poca colaboración que recibe de la Unión Europea, a pesar de que se ha negado a aceptar la ayuda que Bruselas lleva semanas ofreciéndole, incluyendo el envío de refuerzos de la agencia europea de control de fronteras Frontex. Polonia ha aceptado antes la llegada de militares británicos, lo que es una señal política muy reveladora en estos momentos. Su primer ministro, Mateusz Morawiecki, dijo a primera hora que estudiaba «un cierre completo» de la frontera, bloqueando así también las vías comerciales entre Bielorrusia y la Unión Europea, una decisión que no fue tomada en cuenta por los ministros reunidos en Bruselas.

El principal interés para el Gobierno polaco es la idea de que la UE pudiera financiar la construcción de un muro que cierre su frontera con Bielorrusia, basándose en una afirmación en este sentido que hizo la semana pasada el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aunque contradice el criterio de la Comisión Europea, que mantiene su negativa de financiar con fondos europeos la construcción de muros o vallas en las fronteras de los países miembros.

Ucrania busca el respaldo de la OTAN frente a Rusia
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresó este lunes su grave preocupación por la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania y dió a entender que la alianza apoyará a Kiev ante una agresión, después de una visita a la sede de la organización militar en Bruselas del ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba. «La OTAN permanece alerta y cualquier otra provocación o acción agresiva por parte de Rusia sería motivo de grave preocupación. Pedimos a Rusia que sea transparente sobre sus actividades militares».

Según las autoridades ucranianas, Moscú ha desplegado a más de 100.000 soldados en una zona fronteriza que Stoltenberg calificó de «peligrosa» y en la que «vemos una concentración inusual de tropas y sabemos que con anterioridad Rusia ha usado este tipo de capacidades para llevar a cabo acciones agresivas contra Ucrania».

Aprovechando que también ayer estaban en Bruselas los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, Kuleba se reunió con sus colegas de Francia y Alemania, y emitieron un comunicado conjunto en el que afirman que mantienen «su apoyo inquebrantable a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania». Asimismo pidieron a Rusia «que adopte una postura de moderación y proporcione información transparente sobre sus actividades militares».

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider