Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Argentina clasifica a la Copa 2022 pese a empate sin goles con Brasil.

Mucho futbol, ningún gol. Argentina y Brasil estarán en el Mundial de Qatar 2022. Ambas selecciones empataron sin anotaciones en el estadio Bicentenario de San Juan, con lo cual la Albiceleste quedaba muy cerca de su calificación. La Verdeamarela, sin presión, ya tenía asegurado el boleto.

Argentina quedaba pendiente del último partido de la jornada. La derrota de Chile por 0-2 ante Ecuador llegó como regalo y le dio la esperada calificación para la Copa.

Un clásico del sur, un partido de rivalidad histórica. Miles esperaron por más de un día haciendo fila para conseguir un boleto para este duelo y poder ver al ídolo Messi, quien no se enfrentó a su amigo y compañero Neymar por baja debido a una molestia muscular y porque Brasil ya está calificado.

Brasil ya tiene el boleto asegurado rumbo a Qatar 2022 y a la Albiceleste sólo le faltaba confirmarlo, pero en este duelo hay más que el puntaje rumbo al Mundial. Aquí se jugaron el orgullo, la historia y la tradición de una rivalidad entre los dos mejores del continente y entre los mejores del planeta.

Lionel Messi por momentos estuvo en una versión que ya se extrañaba. Como un artista que quita el aliento cada que toca la pelota, ya sea por la jugada que crea, la que está a punto de culminar o para adivinar qué clase de prodigio ocurre en esa mente antes que los pies la ejecuten. Aunque al paso de los minutos terminó por apagarse su fulgor ante el juego, por momentos bonito, de los brasileños.

El primer cuarto de hora la Verdeamarela le dejó la iniciativa a los argentinos, que buscaron opciones entre la abundancia de botines talentosos en el ataque. Messi cumplía con gran elegancia las responsabilidades de un 10 y sus soluciones estuvieron a punto de rendir frutos con sus compañeros. El brasileño Matheus Cunha se aplicó para obstruir a Leo, quien parecía multiplicarse para iniciar una jugada por el lado derecho y a punto de definir en el otro extremo. Todo ocurrió en la delgada línea que separa el juego recio y la falta, en la delgada línea que separa el tiro libre y el penal. El rosarino reclamaba furioso al árbitro, pero éste consideró que no había nada que sancionar.

Después Rodrigo de Paul recetó un disparo tras una serie de toques que obligaron al arquero brasileño a demostrar que tiene madera de grande y sacó lo que iba directo a la red. Un susto y nada más.

Pero Brasil tiene jugadores espectaculares. Vinucius recortó a tres defensas y ante la presión disparó un balón raso y peligroso, pero el portero argentino es una pieza de colección y supo evitar el gol.

Al final, un gran espectáculo aunque las redes se mantuvieran intactas. A veces la emoción del juego ocurre sin festejar los goles.

La eliminatoria tendrá que esperar a enero para definirse, pero este día fue de sorpresas. Bolivia dio una de las grandes al golear 3-0 a Uruguay en La Paz y volvió a pelear por un espacio para el próximo Mundial y de paso empujó a los charrúas hacia el despeñadero.

Colombia, por su parte, amplió su ayuno de gol y cedió un empate sin goles ante Paraguay, que hace tambalear a los cafeteros en la pelea por uno de los puestos directos a Qatar.

En cambio, Perú venció 2-1 a Venezuela y sigue alimentando su esperanza de entrar en uno de los cupos.

Fuente: La Jornada.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider