Slider
Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Un israelí muerto y tres heridos en un ataque armado palestino en Jerusalén.

Segundo ataque en cinco días en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Un civil israelí ha muerto y otros tres resultaron heridos (uno en estado grave) este domingo en un atentado armado en uno de los accesos a la Explanada de las Mezquitas y no muy lejos del Muro de las Lamentaciones. Tras abrir fuego a las nueve de esta mañana en una de las callejuelas del Casco Antiguo, el atacante palestino fue abatido por los agentes desplegados en la zona que alberga los Lugares Santos para el cristianismo, judaísmo e Islam.

«Se trata de un atentado muy grave. Los agentes reaccionaron con rapidez, en apenas 32 segundos, y neutralizaron al terrorista», ha afirmado el inspector jefe de la Policía israelí, Kobi Shabtai, en el lugar del tiroteo. El palestino Fadi Abu Shjaidam, de 42 años y originario de Shuafat en Jerusalén Este, usó una metralleta de tipo Carlo, de fabricación casera, y llevaba también un cuchillo. Algunos medios locales informaron inicialmente que el atacante iba disfrazado de jaredí (ultraortodoxo judío).

El palestino Fadi Abu Shjaidam, de 42 años y originario de Shuafat en Jerusalén Este, usó una metralleta de tipo Carlo, de fabricación casera, y llevaba también un cuchillo. Algunos medios locales informaron inicialmente que el atacante iba disfrazado de jaredí (ultraortodoxo judío)
El presunto atacante Fadi Abu Shjaidam, de 42 años.

Según el ministro de Seguridad Interna, Omer Bar Lev, «el terrorista pertenecía a lo que se llama sección política de Hamas. Cada mañana venía a rezar y hoy decidió realizar este atentado. Hace tres días, su esposa huyó del país». Bar Lev ha revelado que dos mujeres de la Policía Fronteriza fueron las primeras en responder al ataque.

Los disparos segaron la vida de Eliyahu David Kaye. Israelí nacido hace 26 años en Sudáfrica y residente de Modiin, era guía en el Muro de las Lamentaciones y se iba a casar en seis meses. El rabino Zeev Katsenelvogen, que salía de la plegaria matutina, resultó herido y se salvó milagrosamente ya que una bala impactó en la filacteria (tefilin) colocada en el brazo para el rezo. «Escuché disparos a un ritmo endiablado y de repente sentí un dolor en el cuerpo», contó en el hospital. El primer ministro Naftali Bennett elogió «la rápida acción de los policías que neutralizaron al terrorista» y pidió estar en alerta para evitar nuevos atentados.

El atacante armado era padre de cinco hijos, profesor de Islam y de árabe en una escuela en Jerusalén Este y conocido dirigente religioso local del grupo islamista Hamas que también daba charlas en la mezquita Al Aqsa. En uno de sus últimos discursos, el palestino arremetía contra Israel así como contra los países árabes (Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos y Sudán) que en el último año normalizaron las relaciones con el Estado judío.

«Se trata de una acción heroica. Al Quds seguirá luchando hasta que expulse al ocupante extranjero y no sucumbirá a la odiosa realidad de la ocupación. Los jóvenes revolucionarios continuarán su lucha legítima hasta lograr su libertad, liberar su tierra y recuperar el control de los Lugares Santos», ha declarado el portavoz de Hamas, Hazem Qassem.

El ataque llega dos días después de que Gran Bretaña anunciase que ilegalizará bajo la designación de «terrorista» al ala política de Hamas y no solo, como hasta ahora desde 2001, su brazo armado. El anuncio de Londres fue condenado este viernes por Hamas («es una rendición a los dictados del ocupante») y aplaudido por Israel cuyo ministro de Exteriores, Yair Lapid, afirmó: «No hay ninguna parte legítima en un grupo terrorista como Hamas que tiene como objetivo asesinar judíos. Espero que más países sigan el ejemplo de Gran Bretaña».

En estos momentos, la estrategia de Hamas es por un lado garantizar la calma en la Franja de Gaza (que controla desde el 2007) manteniendo la tregua con Israel gracias a la mediación egipcia y catarí y por otro alentar atentados contra israelíes en Jerusalén y Cisjordania.

El miércoles, un palestino, de 16 años, apuñaló e hirió a dos policías antes de ser abatido por uno de ellos en la Ciudad Vieja que en los últimos años ha registrado numerosos apuñalamientos. Ataques armados como los de este domingo son inusuales en este perímetro. El más grave tuvo lugar en 2017 cuando dos policías árabes-drusos fueron acribillados por tres extremistas árabes también con nacionalidad israelí en un acceso de la Explanada de las Mezquitas.

Jerusalén Este fue ocupada por Israel en la guerra del 67 tras estar bajo dominio jordano desde el 48. El liderazgo palestino aspira a que sea la capital de su Estado mientras Israel considera toda la ciudad como su capital «unificada» tras anexionar la parte oriental en una medida que no contó con el reconocimiento de la comunidad internacional.

La situación de Yerushalayim o Al Quds es uno de los grandes obstáculos de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos iniciadas en los años 90 y paralizadas desde 2014.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider