Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Cadena perpetua para una mujer que torturó, envenenó y mató a su hijastro de seis años.

Una pareja que torturó y mató a su hijo de seis años ha sido declarada culpable. Emma Tustin, de 32 años y madrastra del menor, Arthur Labinjo-Hughes, fue sentenciada a cadena perpetua por el asesinato y tendrá que cumplir un mínimo de 29 años. El padre biológico del niño, Thomas Hughes, de 29 años, ha sido condenado a 21 años de prisión por homicidio involuntario. El pequeño había sido envenenado, golpeado y privado de alimentos en las semanas previas a su muerte, según cuenta ‘The Guardian’.

«Arthur fue sometido al sufrimiento más inimaginable a manos de ustedes dos. Ambos dijeron mentiras para ocultar lo que estaba pasando en esa casa. Su comportamiento hacia él fue a menudo rencoroso ya veces sádico «, dijo el juez Justice Wall mientras dictaba sentencia en el tribunal del condado de Coventry. «Este es sin duda uno de los casos más angustiosos y perturbadores con los que he tenido que lidiar».

La pareja fue declarada culpable el jueves después de un juicio de ocho semanas que reveló cómo Arthur fue sometido a una «crueldad incomprensible y creciente», argumentaron los fiscales. Fue agredido físicamente, envenenado con sal y obligado a permanecer aislado hasta 14 horas al día en los meses previos a su muerte.

Wall describió a Tustin, quien se negó a acudir al banquillo de los acusados para escuchar la sentencia, como una «mujer manipuladora que diría cualquier mentira y echaría la culpa a cualquiera para salvar su propio pellejo». Dijo que era una «característica impactante del caso» que los dos hijos de Tustin, de cuatro y cinco años, «vivieran una vida perfectamente feliz y normal en esa casa mientras se producía esta terrible crueldad hacia Arthur».

Dirigiéndose al padre, el magistrado dijo que aparentemente se había preocupado adecuadamente por Arthur «antes de enamorarse de Tustin hasta el punto de borrar todo su amor por su hijo». Tustin mató a Arthur el 16 de junio del año pasado al sacudirlo violentamente y golpearle la cabeza, lo que le provocó heridas «extensas y devastadoras», dijo Wall. «La cantidad de violencia que usó contra él produjo fuerzas en su cuerpo que se dice que son equivalentes a las que de otra manera podrían haber sido producidas por una colisión de tráfico de alta velocidad».

Tustin envenenó a Arthur con sal durante varias semanas, dándole una cantidad significativa en las horas previas a su muerte. Cuando ingresó en el hospital, los niveles de sodio en la sangre eran tan altos que no se podían medir con precisión con el equipo del hospital, y se encontraron 130 hematomas en su cuerpo, un número que un experto médico describió como «asombroso». Se abrió entonces una una investigación por parte de los servicios sociales, que fallaron al detectar el abuso iniciado cuando Hughes se mudó a casa de Tustin en Solihull con su hijo durante el confinamiento el año pasado. De hecho, los trabajadores sociales visitaron la casa de Tustin dos meses antes de la muerte de Arthur después de que su abuela, Joanne Hughes, expresase su preocupación por los moretones en la espalda del niño, pero concluyeron que «no había preocupaciones de salvaguardia».

La familia del menos dijo que antes de la aparición de Tustin, Arthur era «el modelo de un niño de seis años feliz, alegre y amoroso» al que le encantaba disfrazarse de superhéroes, jugar al cricket y al fútbol, y que «siempre lo recordarían así».

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider