Slider
Publicidad
Slider

Alarma en EE.UU. ante el aumento de tiroteos en centros escolares.

Ethan Crumbley, de 15 años, entró el pasado día 30 con una mochila en un baño de su instituto en Oxford, en el estado de Míchigan. Al poco salió con una pistola semiautomática Sig Sauer de 9 milímetros que le habían comprado sus padres. La emprendió a tiros con todo aquel que le salía al paso. Resultado: cuatro de sus compañeros muertos y otros seis estudiantes y un profesor heridos. Él y los padres permanecen detenidos.

Es el tiroteo más letal en un centro escolar de EE.UU. en lo que va de año. Sin embargo, este tipo de ataques se han hecho habituales. Como si fueran simulacros contra incendios, alumnos y profesores han tenido que acostumbrarse a ensayar cómo reaccionar ante un ataque con armas de fuego, algo cada vez más frecuente.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider