Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Alonso clama de nuevo contra el director de carrera: «Es demasiado blando, no hay reglas».

Fernando Alonso no esperó a la decisión de los comisarios en Yas Marina para cargar contra lo que considera otro grave error. «El director de carrera es demasiado blando. Si nos deja libertad cuando no estamos en la vuelta lanzada siempre se formará un barullo. Necesitamos un árbitro que nos proteja y por el momento no lo tenemos», aseguró el asturiano, fuera de la Q3 tras verse obstaculizado por Daniel Ricciardo.

La investigación abierta por Michael Masi, máxima autoridad de la FIA, no dejaba en absoluto conforme a Alonso, que sabía de las posibilidades de su Alpine. En el momento decisivo de la Q2, el piloto de McLaren no sólo le dificultó el paso, lo que frustaba su intento de mejora, sino que además firmó un tiempo que le expulsaba del top-10. «No puedo creerlo. Vamos a salir en el puesto que debería haber ocupado él. Me ha obstruido de forma evidente», lanzó Fernando por la radio de su coche. Su manoteo por encima del casco, a su paso por la recta de meta, hablaba por sí solo.

El asturiano sacó a colación un precedente del GP de Austria, cuando Sebastian Vettel fue penalizado con tres puestos en la parrilla por un episodio similar. «Ahora espero ese castigo o alguno mayor», comentó el asturiano. Casi cuatro horas después de pronunciar estas palabras, poco antes de la medianoche en Abu Dhabi, los comisarios dejaban sin castigo a Ricciardo. Tras examinar las imágenes de vídeo, los mensajes de radio y la telemetría del equipo de Woking, Garry Connelly, Felix Holter, Derek Warwick y Mohamed Al Hashmi estimaron que el australiano pudo hacer «poco más, si no nada», para no estorbar al ovetense.

11-11 FRENTE A OCON
«Entiendo el enfado de de Fernando, dada la tensión del momento. Nos hemos visto en la reunión con los comisarios, hemos charlado un momento y ya está», aclaró el ex piloto de Red Bull, que finalmente impuso su estrechísimo margen de 12 milésimas para acceder a la mejora. Alonso, de este modo, termina el Mundial con un 11-11 en sesiones clasificatorias frente a su compañero Esteban Ocon. El francés, con más fortuna, partirá noveno en la parrilla, justo por delante de Ricciardo.

Desde hace meses, Alonso viene mostrando su disconformidad con las decisiones de Masi, a quien acusa de aplicar diferente rasero. Sin mencionarle, el bicampeón parece añorar a Charlie Whiting, fallecido en marzo de 2019. «La situacion es mucho peor que cuando dejé la F1 en 2018. No hay reglas», remachó Alonso, que pese a todo luchará por los puntos desde la undécima plaza de la parrilla.

El primer relevo, con los neumáticos blandos, se antoja primordial para el bicampeón, que ya demostró con ese mismo calzado un gran ritmo en Qatar. «No nos preocupa la gestión de las gomas, porque el coche suele tratarlas bien», apuntó Alonso, algo más preocupado con el sistema eléctrico del A521. En cualquier caso, las dificultades en Yas Marina a la hora de los adelantamientos pueden marcar el desarrollo posterior de la carrera. «Después de la primera o segunda vuelta creo que las posiciones van a estar un poco ya definidas», vaticinó.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider