Slider
Publicidad
Slider

Un Mundial resuelto casi de madrugada: los comisarios rechazan la doble protesta de Mercedes.

La nube de fotógrafos y periodistas en torno a la oficina de Race Control, situada a la entrada del paddock, sólo pudo disolverse pasadas las 11 de la noche. A esa hora, oficialmente, la FIA rechazó las dos protestas cursadas por Mercedes, por lo que Max Verstappen podía seguir celebrando su primer título mundial. Finalmente, los comisarios avalaron las decisiones tomadas por Michael Masi, director de carrera, cuyo trabajo previo había causado notoria indignación en el equipo alemán.

Garry Connelly, Felix Holter, Derek Warwick y Mohamed Al Hashmi, designados por la FIA para el GP de Abu Dhabi, desestimaron los recursos de Mercedes. Tras escuchar durante 40 minutos sus alegaciones, por boca de Toto Wolff, Andrew Shovlin y Paul Harris, así como las de los representantes de Red Bull, representada por Jonathan WheatleyChristian Horner y Adrian Newey, los comisarios dejaron las cosas tal y como estaban. Tras este farragoso proceso legal, la escudería austriaca respiraba tranquila.

La primera reclamación de las Flechas de Plata hacía referencia a una presunta irregularidad del piloto de Red Bull, que adelantó a Hamilton antes de la resalida, cuando el safety car aún no había regresado al pit-lane. Según la escudería germana, este incidente vulneraba el artículo 48.8 del Código Deportivo de la F1. La tensión entre Wolff y Masi ya había quedado patente en el cierre de la carrera, cuando el austriaco casi le exigió «restaurar los tiempos de la vuelta anterior». En ese momento, notoriamente airado, Masi replicó: «Hemos venido a correr».

«QUITA A ESOS COCHES DE AHÍ»
La otra protesta oficial de Mercedes hacía referencia a lo sucedido con los doblados que interferían en el mano a mano final entre Hamilton y Verstappen. Ese proceso sufrió un cambio de rumbo en apenas dos minutos. Y es que en la vuelta 56, Masi anunció que no permitiría que ninguno de los cinco coches situados entre ambos se desdoblasen, pero sólo una vuelta más tarde lanzó la orden contrario. En mitad de ambas comunicaciones también se pudo escuchar la conversación de Horner con Masi: «Oh, vamos. Quita a esos coches de ahí. Sólo necesitamos competir durante la última vuelta», espetó el team principal de Red Bull.

Según el artículo 48.12 del Código Deportivo, si el director de carrera lo considera seguro y su mensaje llega a todos los afectados, los «doblados deberán adelantar a los coches de la vuelta del líder y al coche de seguridad». En esa delicadísima tesitura se encontraban Lando Norris, Fernando Alonso, Esteban Ocon, Charles Leclerc y Sebastian Vettel, que presuntamente recibieron la comunicación de Masi, mientras Daniel Ricciardo, Lance Stroll y Mick Schumacher también implicados, no tuvieron constancia.

La desesperación de Wolff ya había patente cuando suplicó a Masi que no ralentizara la carrera, pese al evidente peligro que suponía la posición del coche averiado de Nicholas Latifi en la curva 9. «Michael, por favor, no Safety Car».

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider