Banner_Son tus derechos-01
Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Nadal se pone a prueba ante Murray después de más de cuatro meses de baja.

Cuando Rafael Nadal salte este viernes (16.00 h., Vamos) a la pista en Abu Dhabi para medirse con Andy Murray en las semifinales del Mubadala World Tennis Championship habrán transcurrido 132 días desde que disputó en los octavos del ATP 500 de Washington, ante Lloyd Harris, su último partido. Ha sido uno de los períodos más largos fuera de las pistas del ganador de 20 títulos del Grand Slam, sólo superado por los siete meses ausente tras caer con Lukas Rosol en la segunda ronda de Wimbledon 2012. Entonces sufrió una rotura del tendón rotuliano de la rodilla izquierda. Ahora se trata de una vieja dolencia de carácter crónico que comprometió su carrera en los inicios: la enfermedad de Müller-Weiss, una displasia del escafoides tarsiano del pie izquierdo.

«Este regreso no ha sido fácil. No tengo grandes expectativas, la única es estar ahí, de nuevo frente a una multitud, para sentirme competitivo de nuevo ante grandes jugadores y divertirme», comentó el ex número 1 del mundo en conferencia de prensa.

El pasado 11 de septiembre, Nadal fue tratado en Barcelona. Salió de la clínica en muletas y estuvo varias semanas sin poder entrenar. No se sometió a una operación, dado que, según varios especialistas, hacerlo podría haber supuesto el final de su carrera. Con 35 años, se enfrenta a un problema que conoció con 19, en plena eclosión tenística. Fue después de levantar dos sets adversos a Ivan Ljubicic, en la final del torneo de Madrid, cuando se hizo pública la lesión que le mantuvo cuatro meses en el arcén. Desde entonces, juega con plantillas especiales.

LA FÓRMULA DE KOBE
«Los tratamientos conservadores de esta enfermedad empiezan con las plantillas, que dan estabilidad al pie y descargan la presión de la zona dañada. También se pueden añadir infiltraciones terapias autólogas, de la propia sangre del paciente, como el plasma sanguíneo rico en factores de crecimiento o el suero autólogo condicionado (orthokine), que permitió a Kobe Bryant prorrogar varios años su carrera deportiva», explica el doctor Manuel Villanueva, traumatólogo, director médico de la clínica Avanfi.

«Entre los posibles tratamientos conservadores, podría haberse sometido a terapias autólogas y también a una pequeña limpieza o limadura para eliminar picos de artrosis del dorso del pie que le pueden provocar dolor o irritación en los apoyos, con el fin de ganar unos años más en la alta competición», prosigue Villanueva.

«Sólo espero estar en Australia sano para disputar el torneo con buenas sensaciones. Sé que va a ser super difícil para mí dado que sólo voy a jugar un torneo antes además de los dos partidos en Abu Dabi», dijo Nadal en la víspera de su regreso para el torneo de exhibición en el emirato. Tiene previsto volver en competición oficial a partir del 3 de enero en el ATP 250 de Melbourne, como rodaje para jugar a partir del 17 del mismo mes, en la misma ciudad, el primer grande de la temporada.

«ARTROSIS ESTABLECIDA»

rotagonista de espectaculares regresos en una carrera condicionada por las contingencias físicas, Nadal asume que juega en desventaja en el último ‘sprint’ por terminar su carrera como el tenista con más títulos del Grand Slam. Si bien será difícil que Roger Federer vuelva a competir a alto nivel, Novak Djokovic afronta el desafío sin graves percances.

«Nadal padece una lesión crónica, una alteración del desarrollo de la formación del escafoides, un problema que suele dar la cara en la edad adulta, en la cuarta o quinta década de la vida, pero que aparece antes en deportistas de alta competición. Aunque su lesión haya derivado en una artrosis establecida, la artrosis en los pacientes jóvenes y deportistas se tolera bien durante muchos años, con alguna fase de dolor o de limitación más acentuada, pero con los tratamientos y el umbral de dolor alto de un deportista suele permitir muchos años de grandes esfuerzos. Por todo ello, después de lo que nos ha demostrado, y siendo consciente de que deberá reducir su actividad, soy de la opinión de que ganará más torneos del Grand Slam», concluye Villanueva, varias veces premiado por la AAOS (Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos) y pionero en algunas cirugías ultramínimamente invasivas.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow