Slider
Publicidad
Slider

La deserción de un senador demócrata pone en riesgo el plan de gasto estrella de Biden.

Joe Manchin, senador demócrata centrista, ha asestado un golpe casi definitivo a la pieza central de la agenda legislativa de Joe Biden: ha asegurado que no apoyará el llamado ‘Build Back Better’, el plan de gasto social y climático de 2,2 billones de dólares.

Desde que Biden llegó a la Casa Blanca a comienzos de este año, Manchin se anticipaba como una piedra en el zapato para llevar a cabo las promesas del presidente en campaña. La mayoría de los demócratas es tan exigua que no se pueden permitir ninguna defección entre sus filas para aprobar legislación presupuestaria en el Senado. Manchin, un moderado de un estado de fuerte peso republicano, Virginia Occidental, amenazaba con paralizar cualquier proyecto de engrosar el déficit desbocado de la primera potencia mundial.

Después de meses de tira y afloja, Manchin ha cumplido con esa promesa. «No puedo seguir adelante. No puedo votar para impulsar esta legislación, simplemente no puedo», aseguró el senador este domingo en una entrevista en la cadena Fox News. «Intenté todo lo humanamente posible. Es un no».

Camuflar los verdaderos costes
Después, Manchin amplió y cimentó su posición en un comunicado. «Mis colegas demócratas de Washington están decididos a cambiar nuestra sociedad de forma dramática de una manera que deja a nuestro país más vulnerable ante las amenazas a las que nos enfrentamos», escribió. «No puedo asumir ese riesgo con una deuda abrumadora de más de 29 billones de dólares e impuestos inflacionistas que son reales y dañinos para cualquier trabajador estadounidense en el surtidor de la gasolinera, en la tienda o en la factura de la electricidad, sin que se les vea el final», añadió el senador, que criticó que sus compañeros de bancada han «camuflado» los verdaderos costes del plan de gasto.

Cuando Biden presentó el plan la pasada primavera, su coste era de 3,5 billones de dólares, una apuesta faraónica para, entre otras cosas, expandir un programa de créditos fiscales por hijos, establecer por primera vez bajas por maternidad y médicas a nivel nacional, ampliar coberturas médicas, abrir la capacidad de negociar los precios de los medicamentos con las farmacéuticas, aumentar el gasto educativo e impulsar multitud de programas de energías limpias. La oposición de Manchin ha forzado negociaciones para recortarlo hasta la propuesta última de los 2,2 billones de dólares, pero esto tampoco ha convencido al senador díscolo. A pesar de negociaciones directas en las últimas semanas con Biden, el presidente ya dejó claro que, contra su intención y la de la mayoría de los demócratas, el Senado no aprobaría el plan antes de la Navidad.

Furia en la Casa Blanca
Ahora ni siquiera es una cuestión de cuándo se aprobará, sino de si llegará a ver la luz. La Casa Blanca reaccionó con furia a las declaraciones de Manchin a través de un comunicado de su portavoz principal, Jen Psaki. «Representan un cambio repentino e inexplicable en su posición y una ruptura de sus compromisos con el presidente y con sus colegas en la Cámara de Representantes y en el Senado», dijo Psaki, que aseguró que los comentarios del senador «no concuerdan con sus conversaciones con el presidente».

Psaki negó que el plan de gasto vaya a tener efecto en la inflación rampante de EE.UU. -en noviembre los precios crecieron un 6,8%, la mayor subida en casi cuatro décadas- o que aumente la deuda ya que estará «completamente pagado» con impuestos.

«Quizá el senador Manchin pueda explicar a los millones de niños que han salido de la pobreza, en parte gracias al crédito fiscal por hijos, por qué quiere acabar con un programa que está ayudando a conseguirlo, nosotros no podemos», atacó Psaki, que aseguró que «continuaremos presionándole para que cambie su posición otra vez, para que honre sus compromisos anteriores y sea fiel a su palabra».

De momento, lo que es indiscutible es que no habrá ningún plan de gasto social y climático aprobado antes del final del año. Y que, ante la posición que defiende Manchin, cualquier plan final estará muy por debajo de lo que buscaban Biden y sus aliados demócratas en el Congreso.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider