Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

La gran obra de Laporta: los socios aprueban un crédito de hasta 1.500 millones para financiar el Espai Barça.

Joan Laporta ya tiene un buen motivo para trascender. El presidente del Barcelona y su junta directiva lograron este domingo que los socios del club con derecho a voto, mediante un inédito referéndum telemático, aprobaran la mayor inversión patrimonial de la historia de la entidad. Un 87,8% de los socios que participaron (apenas el 44,14% del censo) dio su conformidad con 42.696 votos a favor. El voto en contra se quedó en un 10,4% (5.055), con una abstención del 1,8% (875).

El equipo de Laporta tiene, ahora sí, vía libre para solicitar un crédito de hasta 1.500 millones de euros para llevar a cabo el Espai Barça (el ex presidente Josep Maria Bartomeu lo presupuestó en 600 millones en 2014). Un proyecto con el que, entre otras obras de transformación en el barrio de Les Corts, se llevará a cabo la remodelación del viejo y despedazado Camp Nou (1957) y se construirá un nuevo Palau Blaugrana. La operación la articulará, cómo no, Goldman Sachs, el principal acreedor de un club que acumula una deuda bruta de 1.350 millones.

Tiene previsto el Barcelona cerrar el crédito (a un interés que no bajará del 3%) antes del próximo verano, fecha prevista para que comiencen las obras. Su idea es pagarlo en 35 años, aunque durante los cinco primeros sólo pagaría intereses.

GARANTÍAS
Se mantiene el Barcelona firme en la idea de que podrá devolver ese dinero con los recursos que genere el Espai Barça a partir de 2025. «El proyecto se financia por sí mismo. Las obras no le cuestan dinero a los socios y no se hipoteca el patrimonio», repiten desde el club como un mantra. Ante las dudas generadas por las exigencias que podrían imponer los prestamistas, niega el equipo directivo de Laporta que la operación requiera de más garantías que los propios ingresos del Espai Barça.

Mantienen también los rectores del Barcelona que, con el nuevo Camp Nou, podrán generar un mínimo de 200 millones de euros adicionales de ingresos. Un tercio iría a parar a la devolución de la deuda, mientras que el resto quedaría para las arcas de la entidad. Cuenta el Barcelona con activar algo así como un círculo virtuoso patrimonial que le permita recuperar el terreno perdido tanto a nivel económico como deportivo gracias a los nuevos palcos y asientos VIP, nuevos espacios de explotación y patrocinadores. Aunque una de las claves será la venta por diez años de los naming rights del Camp Nou y el Palau por unos 48 millones de euros anuales. Ello permitiría aumentar considerablemente los citados 200 millones de euros de ingresos adicionales.

EL NUEVO PALAU
Según los cálculos hechos por la directiva del Barcelona, 900 de los 1.500 millones en los que se cifra el proyecto del Espai Barça serán destinados al nuevo Camp Nou, que debería finalizarse a finales de 2025 y cuya remodelación obligará a que el equipo juegue en otro emplazamiento, probablemente el Estadio Olímpico de Montjuïc, en la temporada 2023-24.

El nuevo Palau Blaugrana (fin de obra previsto para el cuarto trimestre de 2026) tendrá un coste de 420 millones, incluyendo un segundo pabellón, una pista de hielo y un párking para autobuses. Unos 100 millones irán a parar a la urbanización de los aledaños de Les Corts y el llamado Campus (a finalizar en 2027). La remodelación del Plan General Metropolitano costará 60 millones, mientras que 20 son para el Estadi Johan Cruyff, ubicado en la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí.

«Es un día histórico para el Barcelona», se congratuló Laporta, que ya cuenta con el cheque en blanco del socio que tanto necesitaba.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider