Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Drew Barrymore bromea y promete que cuidará mejor de sí misma.

Drew Barrymore, de 46 años, sabe muy bien lo que significa cuidar su salud mental, así como su bienestar físico. Con una infancia llena de adicciones, varias rehabilitaciones y hasta hace poco, una lucha con el alcohol, que aumentó tras su divorcio y que por fin llegó a su fin, la conductora se hace una promesa a sí misma para iniciar un año mejor y enfocada en su salud.

A días de que termine el 2021, la actriz y conductora, hace un repaso de lo que ha hecho por sí misma y promete que será divertido ver cómo logra ‘cuidarse por completo’ a partir de ahora. A través de un mensaje en su cuenta de Instagram, la protagonista de Jamás Besada, compartió la fotografía de una báscula con un mensaje por demás inspirador. “Di algo amable a ti mismo”.

Y es que Drew ha luchado muchos años con el sobrepeso que ha sido una consecuencia de sus adicciones y de sus dos embarazos. Sin embargo, hoy hace un alto para reacomodar sus prioridades para ponerse en primer lugar cueste lo que cueste.

“¡El punto de bienestar para mí es el mental! Estoy agotada del trabajo. ¡Ya no me importa qué número sea! Pero me siento hinchada por comer porquerías. Dormir poco. Trabajar tanto. Tengo una semana libre y ¡planeo hacer algo! Necesito un ‘reset’. Quiero empezar la semana demostrándome a mí misma de lo que soy capaz”, escribió convencida.

Básicamente, Barrymore desea invertir su tiempo libre en cambiar sus hábitos que darán un giro positivo a su vida. La presentadora reconoció que encontrar un equilibrio entre el trabajo y sus labores como madre es complicado. “Una vez que vuelva a esto, lo más probable es que no pueda vivir tan saludablemente. Pero será genial esforzarme esta semana y ver qué tanto puedo sacar de mí misma. Comer sano, meditar, caminar y mantenerme en equilibrio”, explicó.

Tal parece que Drew está sola en casa y quizá sus hijas, Olive, de 9 años, y Frankie, de 7, estén pasando los últimos días del año con su papá, Will Kopelman, de quien la actriz se divorció hace cinco años. Sin duda, se trata de un tiempo considerable para que Barrymore tome acciones sobre su ‘nueva vida’.

Y es que tras su divorcio, Drew se volcó en la crianza de sus hijas y prácticamente, se descuidó. Aunque ella considera que ‘su bienestar y equilibrio’ no son su primera opción la mayor parte de su tiempo, su adicción al alcohol le hizo, una vez más, tocar fondo hasta hace poco.

Hace apenas unos días, la protagonista de Los Ángeles de Charlie celebró dos años y medio de absoluta sobriedad. “Me di cuenta que simplemente eso no servía ni a mí ni a mi vida”, explicó en su momento.

Es por eso que ahora, y de una manera por demás divertida, quiere inspirarse e inspirar a los demás con mensajes de este tipo con la promesa de que pronto, encontraría una nueva forma ‘para pesarse’, haciendo referencia a lo difícil que resulta para muchos tener una buena relación con la báscula.

Fuente: Quién.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider