Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Berlín respalda el plan marroquí para el Sahara Occidental.

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, envió ayer un mensaje al rey de Mohamed VI de Marruecos en el que invita al monarca a realizar una visita oficial a Alemania, como sello de la recuperación de las relaciones bilaterales, y en el que considera la propuesta marroquí de autonomía como «buena base» para resolver el conflicto del Sahara Occidental. En el mensaje, publicado por el Gabinete Real en Rabat y difundido por la agencia oficial marroquí MAP, el presidente alemán felicita al rey por el nuevo año, elogia las reformas emprendidas en el país y añade que «Alemania considera el plan de autonomía presentado en 2007 como un esfuerzo serio y creíble, y buena base para llegar a un acuerdo en este conflicto regional».

El otro párrafo del mismo mensaje, el presidente alemán recuerda el apoyo de su país al trabajo de la Organización de Naciones Unidas para alcanzar una solución «justa, duradera y mutuamente aceptable para todas las partes» sobre el Sáhara Occidental y expresa su «reconocimiento al compromiso activo del monarca por el proceso de paz en Libia», así como los esfuerzos del rey en la transición energética de Marruecos y en la lucha contra el cambio climático y el terrorismo internacional. Steinmeir manifiesta «el apoyo continuo y constante» de Alemania al «desarrollo impresionante de Marruecos». «Gracias al desarrollo dinámico de su país, Marruecos se ha convertido en un destino de inversión importante para las empresas alemanas en África», señala, dando así definitivamente por cerrada la crisis diplomática entre los dos países, surgida en 2021 a raíz de las críticas del Gobierno Merkel a la decisión de Estados Unidos de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental, lo que llevó a Rabar a suspender los contactos con Berlín y a convocar a su embajadora en Alemania en respuesta a lo que consideró «actos hostiles». La semana pasada, a modo de avance de la relajación, el Ministerio de Exteriores marroquí anunció que retomaría los contactos con la diplomacia alemana y con las fundaciones alemanas que trabajan en Marruecos, tras «apreciar los pasos positivos y las reciente posiciones constructivas adoptadas por el nuevo gobierno alemán» del canciller socialdemócrata Olaf Scholz.

«Ahora las perspectivas para el futuro vuelven a ser positivas, después de todo, ambos países tienen mucho que ofrecerse», es la reacción de Andreas Wenzel, el director gerente de la Cámara de Comercio Alemana en el Extranjero en Rabat. Además de los productos agrícolas, Marruecos exporta cada vez más productos industriales a Alemania, a su vez un importante inversor en el reino en materia de transición energética y cambio climático. «Marruecos es un socio clave para el desarrollo del hidrógeno verde», señala Wenzel, porque en el sur del país se encuentra la planta de energía solar más grande del mundo, que se ampliará para incluir una planta de producción de hidrógeno con financiación alemana. Alemania considera además que Marruecos protege la frontera exterior de la UE de los inmigrantes africanos.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider