Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Sergio Rodríguez y Delaney rompen la racha del Barça en el Palau.

De nada le sirvió al Barça la gran segunda parte que firmó Kyle Kuric (22 puntos, 29 de valoración) ni el aparente resurgir, también tras el descanso, de Nikola Mirotic (18 puntos). Al final, el Olimpia de Milán, con Sergio Rodríguez al frente (18 puntos en 20 minutos sobre la parquet), terminó por asaltar el Palau (73-75) y selló la tercera derrota consecutiva de los azulgrana esta temporada. Los de Sarunas Jasikevicius cayeron en su último duelo en Europa frente al Baskonia e hincaron también la rodilla frente al Manresa en la ACB el pasado domingo. Cory Higgins, tras regresar a las pistas precisamente en este último duelo, por su parte, siguió sumando minutos, pero, al menos por ahora, está tremendamente lejos de su mejor nivel.

El Chacho firmó en este caso una primera parte de libro, si bien el punto máximo de su inspiración lo plasmó, sin duda alguna, en los primeros 10 minutos. Suyos fueron 10 de los 14 puntos que el Olimpia anotó en el primer periodo, frente a un Barça que no terminaba de tener las cosas demasiado claras en ataque. El base, además, siguió cuajando buenos minutos en un segundo cuarto en el que los de Jasikevicius seguían sin levantar cabeza, a pesar de los tímidos destellos de Mirotic y Kuric y el buen arranque de un Brandon Davies, que acabaría por diluirse en el poco acierto colectivo de sus compañeros. El 28-34 con el que se llegó al descanso hacía que los de Ettore Messina se las prometieran muy felices ante un rival que no daba con la tecla ni en ataque ni en defensa.

PARCIAL DE 19-2

Unas sensaciones más que positivas que, de pronto, se vieron sacudidas por la aparente reacción local en la reanudación. Kuric, poniendo los cimientos de la que sería finalmente su grandísima actuación, y Mirotic serían determinantes para que el Barça se anotara un parcial de 19-2 que le permitió escaparse por nueve puntos, si bien su máxima diferencia llegaría incluso a alcanzar los 10. El Olimpia, a pesar de todo, fue capaz de aguantar el chaparrón, apretar los dientes y conseguir que los locales se marcharan al último y definitivo cuarto con una ventaja de siete puntos (54-47) que, al final, sería completamente inútil.

El triunfo parcial del Barça por 26-13 fue sólo un oasis en mitad del desierto. En el momento de la verdad, un Malcolm Delaney tremendamente motivado (15 puntos, con cuatro triples) y las aportaciones de Kyle Hines y Devon Hall serían decisivas, por mucho que Kuric y Mirotic trataran de resistirse a ese desenlace y Nico Laprovittola, a la desesperada, tratara de anotar también un lanzamiento de tres puntos que podría haberles dado el triunfo. Tras ocho victorias consecutivas como local en la Euroliga, el Barça inclinaba la rodilla en su feudo. Esto, además, no para. El jueves, el Anadolu Efes, vigente campeón, rinde visita a la guarida azulgrana.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider