Slider
Publicidad
Slider

Elisabetta Belloni, la jefa de los espías que puede convertirse en presidenta de Italia.

Elisabetta Belloni, 63 años, es una prestigiosa diplomática, jefa de los servicios secretos, muy estimada por las fuerzas políticas, desde el Partido Democrático, izquierda, a Hermanos de Italia, derecha. Su nombre, como figura institucional de consenso, ha surgido en las últimas horas como posible sucesora de Sergio Mattarella en la presidencia de la República, ante el estancamiento de las negociaciones de los partidos, con dificultades para elegir un candidato. No se descarta que incluso Belloni pueda ser designada como primera ministra, en el caso de que Mario Draghi se traslade finalmente desde el palacio Chigi al Quirinal.

La posibilidad de la elección de Elisabetta Belloni a la jefatura del Estado o del Gobierno sería una absoluta novedad en Italia.

Sería la primera mujer que en este país llega a uno de esos cargos. Y podría alcanzarlo por su currículum y capacidad profesional, y no por una cuestión de género, en un país donde la mujer tradicionalmente ha sido bastante marginada para los puestos de mayor relevancia

Mario Draghi designó a Belloni, en mayo de 2021, directora del Departamento de Información de Seguridad (DIS, los servicios secretos), la primera mujer en ocupar tal cargo. Anteriormente, desde el año 2016, fue la secretaria general de Asuntos Exteriores, en la práctica la número dos de ese ministerio, responsable de su organización. Durante 36 años, Elisabetta Belloni ha desarrollado una brillante carrera diplomática. En un largo periodo fue jefa de la Unidad de Crisis en el Ministerio de Exteriores, con misiones difíciles como fueron diversos secuestros de ciudadanos italianos en Irak y Egipto. «Belloni es la mujer de las emergencias», dice hoy un diplomático, al recordar su trabajo en la Unidad de Crisis, que dirigió de 2004 a 2008.

Autoridad
La llamaban en esa época ‘Grace Kelly’, por su estilo, su collar de perlas, álgida elegancia y peinado de cabellos rubios. En esos años se ganó también fama de ejercer con firmeza su autoridad, pero no de forma autoritaria, y con excepcional capacidad para las relaciones humanas y profesionales en el campo diplomático, económico e institucional. En sus tiempos de directora general de Cooperación se ganó, en tiempo de recortes, las críticas de las ONGs. Pero Elisabetta Belloni respondió sentando el principio de la eficacia.

En el año 2015 fue nombrada jefa del gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, Paolo Gentiloni, actualmente comisario de Economía en la Unión Europea. Perdió en el año 2017 a su marido, el embajador Giorgio Giacomelli.

Elisabetta Belloni ha hecho de la discreción una forma de vida. Es conocida su pasión por el ‘running’, largos paseos y el campo. Cuando dirigía la maquinaria de la Farnesina, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, salía de su casa al alba y caminaba en zapatillas de gimnasia durante una hora hasta llegar a su despacho.

En varias ocasiones, su nombre ha estado en las quinielas para ocupar, por su perfil técnico, un cargo político, desde ministra de Asuntos Exteriores hasta jefa del gobierno. O, como en las últimas horas, para ocupar el Quirinal. Su candidatura suscita algunas objeciones por su procedencia como directora de los servicios secretos.

Fuenre: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider