Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Mattarella reelegido presidente de Italia, aunque durante meses rechazó continuar en el Quirinal.

Por aclamación, Sergio Mattarella (Palermo, 1941) ha sido reelegido por el parlamento, con gran mayoría, para un nuevo mandato de siete años. La decisión ha sido recibida con gran alivio en Italia y en Europa, porque el país tendrá al menos durante un año (en la primavera del 2023 hay previstas elecciones generales), al frente de sus dos principales instituciones a las dos figuras de mayor prestigio que hoy dirigen el destino italiano: Mattarella y Mario Draghi

Después de una semana surrealista, por la confusión y profunda división de los partidos políticos en la elección presidencial, el jurista Sergio Matarella, que se inició hace 40 años en la democracia cristiana, ha salvado el parlamento del caos al aceptar una reelección que durante meses rechazó de todos los modos posibles.

Al final se ha llegado a la solución más favorable para la estabilidad política del país, pero deja un cúmulo de escombros de los partidos políticos por su incapacidad para encontrar un sucesor a Matarella, cuyo mandato concluye el próximo jueves.

El primer ministro Draghi tuvo que pedirle, en un encuentro en la mañana del sábado, que siguiera en el Quirinal por «el bien y la estabilidad del país». Mario Draghi habló después con los líderes políticos de los partidos que forman el Gobierno de unidad nacional: Movimiento 5 Estrellas, Liga, Forza Italia, Partido Democrático, Italia Viva y Libres e Iguales. Todos apoyaron la reelección de Mattarella, expresando la misma idea: «Es una óptima noticia para Italia». Contraria y «sorprendida» por la reelección se mostró Giorgia Meloni, líder de Hermanos de Italia, único partido importante fuera del gobierno.

Antes de la votación en el Parlamento, acudieron al Quirinal los jefes de los grupos parlamentarios de la mayoría gubernamental, para solicitar formalmente a Mattarella su disponibilidad para seguir en el Quirinal
Antes de la votación en el Parlamento, acudieron al Quirinal los jefes de los grupos parlamentarios de la mayoría gubernamental, para solicitar formalmente a Mattarella su disponibilidad para seguir en el Quirinal. Después lo hicieron los presidentes regionales, para expresar el sentimiento del país, que clamaba por su continuidad. El presidente, se mostró agradecido: «Tenía otros planes, pero si sirve aquí estoy. Les agradezco la estima».

El hecho de que, en nueve años, los partidos políticos hayan tenido que rogar a dos presidentes (el anterior fue Giorgio Napolitano, en el 2013) que prorrogaran su mandato, por la incapacidad de la política de encontrar un sucesor, refleja un fracaso y bloqueo de la política italiana. Sin olvidar que en febrero hará un año que Matarella tuvo también que llamar a Draghi ante la emergencia de un gobierno frágil sin suficiente mayoría parlamentaria.

El espectáculo que ahora ha dado el Parlamento ha sido indecoroso, según numerosos analistas. El caso más llamativo fue el protagonizado por el secretario de la Liga, Matteo Salvini, y el líder del Movimiento del M5E, Giuseppe Conte, anunciando el viernes el nombre de la jefa de la Inteligencia, Elisabetta Belloni, como presidenta de la República, antes de que la mayoría lo aprobara, «quemando» así una figura prestigiosa, estimada por todos que podía haber sido la primera mujer presidenta de la República. Fue uno de los episodios de la semana más loca de la política italiana.

Fuente: ABC.

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow