Slider
Publicidad
Slider

Bengalíes de Cincinnati y Carneros de LA disputarán el Supertazón 56.

El mariscal Joe Burrow y el pateador Evan McPherson ya habían dado el primer aviso en la penúltima semana de temporada regular. Ayer lo repitieron y los Bengalíes de Cincinnati derrotaron en tiempo extra 27-24 a los Jefes de Kansas City para arrebatarles la corona de la Conferencia Americana (AFC) y el viaje al Supertazón, donde se enfrentarán a los Carneros de Los Ángeles, monarcas de la Nacional, que doblegaron 20-17 a San Francisco.

Dos partidos intensos se vivieron en las finales, y los Carneros tendrán el honor de recibir a los Bengalíes para el duelo por el trofeo Vince Lombardi.

Una intercepción de Travin Ho-ward a Jimmy Garoppolo fue clave para que los angelinos consiguieran el gol de campo de Matt Gay, de 30 yardas, que rompió el empate (17-17) en la agonía del encuentro.

El quarteback Matthew Stafford y Cooper Kupp fueron la dupla mortal que hizo estallar de júbilo a sus aficionados en el SoFi Stadium.

Antes, los Bengalíes avanzaron a la final por primera vez desde 1989, gracias a un gol de campo del novato McPherson, de 31 yardas, luego de que los Jefes y su quarterback Patrick Mahomes pecaron de arrogancia en la prórroga.

Tras ganar el volado –como sucedió el domingo pasado frente a los Bills de Buffalo–, los Jefes pensa-ron que la suerte les iba a favorecer, sin imaginar que una intercepción de Vonn Bell a Mahomes los pondría a un paso del precipicio que se gestó con la última ofensiva de Burrow.

El pasador de Cincinnati avanzó al terreno enemigo con Tee Higgin y Joe Nixon, este último corrió como endemoniado dos veces para dejarle a McPherson los tres puntos que les dieron una increíble victoria en el Arrowhead Stadium.

“Cuando pierdes el volado contra ellos, te vas a casa. Nuestra defen-siva apareció e hizo jugadas en la segunda mitad. Y a la ofensiva con-cretamos cuando lo necesitábamos. Esta línea jugó realmente bien.Comenzamos a correr el balón al final y eso es emocionante. Fue una gran victoria”, dijo Burrow, quien mantuvo la calma al encabezar una implacable reacción en la segunda mitad para llevar a su equipo a la disputa del trofeo Vince Lombardi luego de 33 años.

Los Bengalíes borraron un déficit de 18 puntos –empatando un récord para una final de la AFC– y tomaron ventaja de 24-21. Pero el pateador de Jefes, Harrison Butker, acertó el gol de campo de 44 yardas para mandar a la prórroga.

El mariscal de Bengalíes dejó sus números con 250 yardas, dos pases hacia las diagonales y una intercepción. Mientras tanto, Mahomes se quedó lamentando al desperdiciar la oportunidad de jugar su tercer Supertazón al hilo completando tres envíos a la zona prometida, dos intercepciones y 275 yardas, además de ser capturado varias veces por la defensiva felina.

Los visitantes habían perdido ocho juegos consecutivos de playoffs de la NFL desde 1990, hasta dos victorias este mes para llegar al de campeonato de la Americana por tercera vez.

Cincinnati ganó el título de conferencia en 1981 y 1988, pero perdió en el Supertazón en ambas ocasiones ante San Francisco.

Esta temporada el equipo de Zac Taylor salió del sótano de su división para adjudicarse el campeonato del Norte y ahora se encamina por el máximo trofeo en Los Ángeles, el 13 de febrero, en la edición 56 del Supertazón. Intentarán ganar por primera vez desde que el club comenzó a jugar en 1968.

Fuente: La Jornada.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider