Banner_Son tus derechos-01
Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

«Si no son evacuados, morirán»: los niños ucranianos con cáncer se refugian en los sótanos de los hospitales.

Durante los últimos días, mientras continúan los ataques de Rusia, los sótanos de los hospitales infantiles de Ucrania se han convertido en refugios antiaéreos para los pacientes de cáncer más jóvenes del país.

Colchones, almohadas y mantas cubren los suelos de los pasillos subterráneos mientras el sonido de explosiones y disparos se puede escuchar. En esos momentos, los padres tranquilizan a sus hijos enfermos, animándoles a comer o dormir.

Los médicos y las enfermeras intentan brindar los tratamientos limitados que pueden, a pesar de la disminución de los suministros de medicamentos necesarios, así como de alimentos y agua.

«Estos niños sufren más porque necesitan mantenerse con vida para luchar contra el cáncer, y esta lucha no puede esperar», dice la doctora Lesia Lysytsia a la cadena NBC desde el sótano de Okhmatdyt, un hospital infantil de Kiev, el más grande del país, donde las sirenas advierten de los bombardeos cada pocas horas.

Reuters
Reuters
En el momento de la conversación con NBC, varios niños solo tienen acceso a una forma básica de quimioterapia. Se han interrumpido otros tratamientos, lo que genera preocupación de que los menores puedan recaer, no lograr la remisión y empeorar. Si continúa la interrupción del tratamiento, «nuestros pacientes morirán», dice Lysytsia.

«Calcularemos cuántas personas o soldados han muerto en los ataques, pero nunca calcularemos cuántos pacientes no fueron diagnosticados a tiempo de una enfermedad, cuántos pacientes murieron porque no recibieron tratamiento», cuenta la doctora. «Es una cantidad épica de personas».

Aunque la situación es cada vez más insostenible, es difícil evacuar a los pacientes. Los miembros del personal del hospital no saben cuánto durará el viaje, qué suministros médicos se necesitarán para el viaje y qué peligros pueden encontrar en el camino.

Para aquellos niños que no pueden esperar, médicos como Lysytsia están trabajando con otros profesionales ucranianos para llevarlos a un centro médico en Leópolis, en el oeste de Ucrania, donde los suministros son más abundantes y las condiciones son más seguras. Desde allí esperan trasladar a algunos de los niños más enfermos a Polonia, donde las autoridades les han prometido atención médica.

Reuters
Reuters
Sin embargo, la cantidad de camas para pacientes en Leópolis se está reduciendo y cruzar la frontera con Polonia es difícil, ya que cientos de miles de residentes ucranianos intentan huir del país. Nogovitsyna dijo que la tensión y el miedo en la frontera han llevado a los refugiados a arrojar piedras a los vehículos con niños enfermos dentro.

Para la mayoría de los niños, a pesar de que están más cerca de la frontera, la evacuación es una opción poco probable porque los hospitales polacos se sobrecargarían y muchas familias tienen otros niños que no están enfermos ni cuidan a parientes ancianos.

Lysytsia, que está acampada en el sótano de su hospital de Kiev con su familia, dijo que planea permanecer allí todo el tiempo que sea necesario. «Haremos todo lo que sea importante para nuestros pacientes», explica, «y nos quedaremos hasta el final».

Fuente: ABC.

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow