Slider
Publicidad
Slider

Cuatro cazas rusos violan el espacio aéreo de Suecia, denuncia el Ejército sueco.

Cuatro aviones de combate rusos han violado brevemente el espacio aéreo sueco al este de la isla de Gotland en el Mar Báltico, según ha confirmado el gobierno sueco en un comunicado. Los «dos Sukhoi Su-27 y dos Sukhoi Su-24 violaron el espacio aéreo sueco» y los interceptores Jas 39 Gripen pudieron documentarlo de forma fotográfica. «Esto demuestra que nuestra preparación es buena. Estamos preparados para garantizar la integridad territorial y las fronteras suecas», añade la confirmación oficial, que también califica de «inaceptable» el incidente. «En el contexto actual, nos tomamos muy en serio este incidente. Es una acción irresponsable y poco profesional de Rusia», agrega el documento.

No es ni mucho menos la primera vez que tiene lugar una violación del espacio aéreo por parte de aviones militares rusos sobre estos dos países.

En varias ocasiones, aviones de combate han alegando «violaciones involuntarias» que no han tenido consecuencias diplomáticas. Entre 2016 y 2018 hay documentados entre 10 y 20 incidentes al año. Esta última violación del espacio aéreo se produce en un momento de gran tensión y después de que Putin haya amenazado a Suecia y a Finlandia por su intención de reforzar su compromiso con la Alianza Atlántica.

Kaliningrado
Parece responder, además, a los ejercicios conjuntos con aviones de combate finlandeses que tuvieron lugar este miércoles en Gotland La isla, que tiene una posición estratégica en el Mar Báltico y está a poco más de 300 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado, había recibido refuerzos suecos en enero, durante las primeras tensiones en torno a Ucrania. La ministra rusa de Exteriores, María Zajárova, había advertido muy concretamente a Finlandia y a Suecia que su «adhesión a la OTAN comportaría graves repercusiones políticas y militares y que tendría como consecuencia una respuesta rusa», después de que los dos gobiernos socialdemócratas expresasen públicamente su apoyo a Ucrania y fuesen invitados a participar en la cumbre de la OTAN. «Finlandia y Suecia no deberían fundamentar su propia seguridad en el daño a la seguridad de otros países», señaló la ministra.

Tanto Suecia como Finlandia, socios de la OTAN pero oficialmente neutrales, han visto revivir el debate sobre su pertenencia a la OTAN con la invasión rusa de Ucrania, para beneficiarse de la protección mutua definida por el artículo 5. Rusia reafirmó el viernes, al día siguiente del inicio de la invasión, que la adhesión de uno o ambos países «tendría graves repercusiones militares y políticas».

La invasión de Ucrania ha causado la ruptura de la tradicional oposición de estos dos países al envío de armas a territorios en conflicto y los últimos sondeos reflejan un mayor respaldo a la entrad en la OTAN. Desde la invasión soviética de Finlandia en 1939, Suecia no había autorizado el envío de armas de este tipo hasta que el parlamento aprobó la semana pasada el traslado a Kiev de 5.000 lanzacohetes y equipamiento militar por valor de 38 millones de euros. El gobierno de Finlandia, anunció por su parte este lunes el envío a Ucrania de 2.500 rifles de asalto, 150.000 piezas de munición y 1.500 armas antitanque, una decisión calificada de «histórica» por la primera ministra Sanna Marin.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider