Publicidad
Slider

El ‘Trump esloveno’ pierde en Eslovenia frente al candidato ecologista y no repetirá como primer ministro.

Los eslovenos votaron ayer con fuerza a favor de un cambio político, en unas elecciones que ponen fin al mandato de Janez Janša, de corte autoritario, y confían el destino del país a Robert Golob, el candidato del Movimiento de Libertad, que obtuvo el 34,5% de los votos y 41 escaños en la Asamblea Nacional de 90 miembros, el mejor resultado logrado hasta ahora por un solo partido político. El Partido Democrático de Janša (SDS) obtuvo el 23,5 %, casi 1,5 puntos porcentuales menos que en las elecciones de 2018, pero ganó dos escaños, por lo que ahora tiene 27 votos en una Asamblea Nacional a la que solo han accedido los cinco partidos que han superado el umbral del 4%, el número de formaciones más bajo desde la independencia.

Nueva Eslovenia (NSi), socio de coalición de Janša en el gobierno saliente, obtuvo el 6,9% y obtuvo 8 escaños, uno más que en las últimas elecciones, mientras que los socialdemócratas (SD) obtuvieron siete escaños con el 6,7% de los votos, tres menos que en las pasadas elecciones, y la Izquierda apenas logró hacerse con cinco escaños con el 4,4%, reduciendo a la mitad su voto. Como resultado de estas elecciones, Eslovenia va camino de un gobierno de centroizquierda con una cómoda mayoría. Se espera que Robert Golob, el líder del movimiento por la libertad, forme una coalición con el SD y la Izquierda, con un total de 53 escaños. «Hoy, los sueños se han hecho realidad, no solo nuestros sueños, sino también los de una gran parte de Eslovenia», dijo Golob en su primera reacción, dirigiéndose a sus electores desde el aislamiento de su cuarentena por coronavirus.

Las votaciones han tenido lugar en un ambiente prebélico en el que más del 60% de los habitantes espera que, de terminar con éxito la campaña en Ucrania, Eslovenia se convierta en el siguiente objetivo del ejército ruso. En este contexto, la participación electoral ha alcanzado el 69,7%, en opinión de Golob impulsada también la forma en que Janša ha utilizado la pandemia como pretexto para restringir las libertades personales y atacar a instituciones independientes como el poder judicial y los medios de comunicación. Golob ha prometido que su primer paso al frente del gobierno será respaldar un proyecto de ley general rque apoya la sociedad civil y destinado a anular las leyes y políticas «dañinas del gobierno saliente».

Janša, por su parte, ha felicitado a Golob y su partido, pero ha recordado que el SDS es ahora más fuerte «porque ha ganado una mayor cantidad de escaños en el parlamento y en numerosos distritos electorales, incluidos algunos que nunca antes había ganado, como una parte de Velenje», también conocida como la ‘Fortaleza Roja’ debido a su apoyo tradicional a los partidos de izquierda.

El nuevo jefe del gobierno esloveno, Golob, es un experto en energía de 55 años de la región occidental de Primorska, que decidió desafiar a Janša en las elecciones después de no poder obtener apoyo para otro mandato como director general de GEN-I, tras 15 años al frente de la empresa indirectamente estatal e importante actor en el mercado energético esloveno. Se hizo cargo de un pequeño partido verde y lo rebautizó como Movimiento por la Libertad en una convención a finales de enero, junto con varios profesionales que perdieron o tuvieron que abandonar sus carreras bajo el gobierno actual, con la promesa de centrarse en una agenda verde, un sociedad abierta, normalidad democrática y estado de bienestar moderno. El hecho de que Movimiento por la Libertad sea un partido que surge de la nada y gana las elecciones, sin embargo, no es nada nuevo.

Al contrario: sigue un patrón que se ha observado cada elección general desde 2011, cuando el partido Eslovenia Positiva, fundado por el alcalde de Ljubljana, Zoran Janković, ganó las elecciones pero no logró formar gobierno. «Nuestro objetivo se ha logrado: una victoria que nos permitirá restaurar la libertad en nuestro país», ha dicho Golob, «la gente quiere un cambio y ha confiado en nosotros». En la sede del partido en Ljubljana, el resultado fue recibido con aplausos y gritos de alegría.

«Es un poco sorprendente», ha reconocido la vicepresidenta de GS, Urska Klakocar Zupancic, que subraya el resultado como una derrota para Jansa, omnipresente en la vida política eslovena durante las tres últimas décadas. «Ha sido un voto en contra de Jansa», confirma el analista político Miha Kovac, «siguiendo el camino de Hungría, contra el gobierno que controla la televisión pública, contra el control del poder judicial». Kovac advierte, sin embargo, que GS no tiene experiencia de gobierno

El líder saliente, admirador del expresidente estadounidense Donald Trump, aseguró que su gobierno dejó bases sólidas para el próximo gobierno. Janša, se ha permitido tranquilizar al país en unas declaraciones en las que señala que «el nuevo gobierno enfrentará muchos desafíos, pero durante nuestro mandato dejamos una base sólida para una navegación pacífica». También ha advertido que «es muy fácil pagar vallas publicitarias, tener el apoyo de la prensa y de la llamada sociedad civil, pero luego tendrás que trabajar duro y vendrán los desafíos, solo ahí conoceremos a Robert Golob».

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider