Slider
Publicidad
Slider

Benedict Cumberbatch revela que vive un ‘auto-examen’ para ser su mejor versión.

Durante sus días de actividades para promocionar Doctor Strange in the Multiverse of Madness, su protagonista le hizo a su equipo y a los periodistas una petición que habla del respeto que le tiene a sus compañeros y su humildad; solicita que se dirijan a él por su apellido, Cumberbatch.

La razón es que quiere evitar que haya algún momento incómodo para su colega Benedict Wong (quien encarna al hechicero supremo). La situación nos deja ver que el actor sigue muy aterrizado y a pesar de su triunfo —por igual— en el cine más comercial y en el independiente, se mantiene maduro y en búsqueda de más desarrollo.

Nuestra reunión con Mr. Cumberbatch es a la distancia; su característica poker face está ahí, aunque la cambia y se torna expresiva al escuchar la pregunta de si el doctor Stephen Vincent Strange se convirtió en una especie del Rocky (por su relevancia en la cultura pop y cómo catapultó a Sylvester Stallone) de su carrera.

El actor se toma unos segundos y revela que es muy importante, pero siempre hay espacio para, no en el multiverso, sino en nuestra realidad, de seguir buscando aventuras profesionales que le permitan construir, así como su personaje en su más reciente filme, la mejor versión de sí mismo.

Tengo 45 años y hago estas películas (…) Es un músculo fantástico para ejercitarme de nuevo (en el quehacer actoral), para crear autenticidad a partir de literalmente ninguna cosa. Definitivamente es uno de los más grandes (de sus roles), y me ha dado alcance y libertad para apoyar, nutrir y financiar proyectos más pequeños Benedict Cumberbatch, actor
Mr. Cumberbatch nos confiesa que ama ese lado B suyo, de subirse a filmes con historias «delicadas y difíciles», alejados de la maquina de la Meca del Cine, que plantean tramas que si no contara con el respaldo de su faceta comercial, «no habría sido capaz de arrojar luz sobre ninguno, como productor o actor».

Por eso, nos dice sin tapujos, que está agradecido con Stephen, a quien define como un rol que, a pesar de estar inmerso en el universo de lo comercial, no está falto de profundidad: «Es ricamente complejo, un personaje gratificante y divertido de interpretar.

«Quiero decir, yo amo ser el Doctor Strange, pero pensar: ‘¿definió mi carrerra?’. Más bien, estoy en el viaje», abundó Benedict. Y es que está seguro de que Stephen también está on the path de convertirse en un líder, «eso es lo que lo hace realmente interesante».

Cumberbatch tiene claro lo que mantiene al público con ganas de ver más y más del Dr. Strange, con la llegada a los cines de México y el mundo de In the Multiverse of Madness, que lo reta de una forma muy particular, al darle muchas personalidades a su papel, según el mundo en el que se lo encuentra.

«Es un personaje muy flexible, que es maleable para su experiencia. Aprende muy rápido, como sabemos. No sólo intelectualmente, pero ahora también pienso emocionalmente. Está… profundizando su lenguaje emocional. Entonces es, diría… un líder en maduración», analiza Benedict.

El actor nos cuenta que está de acuerdo con lo que quiso plantear el director Sam Raimi en la más reciente entrega de la vida de su personaje: «Es el humanidad que hace que la gente regrese por más. Creo que vemos en la película una interacción de alguien a quien hemos visto muy omnipotente, muy creativo y algo así como omnipresente».

Pero a pesar de esa presencia constante, «en realidad no hemos entendido cuál es el costo de eso, con qué está alimentando eso, tanto como persona, pero también dentro de este misterioso reino de hechicería y magia. Así que se trata de examinar eso y encontrar sus defectos, su humanidad, así como sus puntos fuertes».

Cumberbatch considera que Doctor Strange in the Multiverse of Madness renovará la comprensión de la gente para con su rol, «esto es una especie de, diría, más de un auto-examen. De sostener un espejo de él a través de esta increíble estructura narrativa que tenemos de un multiverso de otros yo, y de su potencial para liderar».

Aunque nos adelanta que «está lejos de ser un mejor colaborador, en trabajar con otros, en darse cuenta de que no siempre puede ser él quien sostenga el cuchillo y controlar todo. Entonces, está en la búsqueda de las cualidades para convertirse en líder; está evolucionando».

Antes de despedirnos, el histrión insiste en que está feliz con este regreso, así como de tener el chance de mostrar todas sus aristas como actor, por haber participado también en otro filme, de reflexiones distintas, como lo fue The Power of the Dog, que se llevó las palmas de la crítica y el público.

Lo bueno es que tengo ambos. Tengo fans del Marvel Cinematic Universe que me dijeron: ‘Me encantó lo que hiciste en The Power…’. Es justo de lo que debería tratarse, de un maravilloso y amplio espectro, una prueba viviente de que en mi carrera y en nuestra cultura hay espacio suficiente para ambos papeles Benedict Cumberbatch, actor

Benedict cierra la charla con el pensameinto de que «si Spider-Man hace que la gente a vaya a los cines a ver The Power of the Dog, eso es genial y el hecho de que yo ocupe ambos espacios y haga que los fans aprecien ambos niveles de trabajo, es un gran cumplido que ocurra y me da una gran, gran alegría».

Fuente: Quién.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider