Slider
Publicidad
Slider

López Obrador muestra en su visita a Cuba su apoyo al presidente Díaz-Canel.

La primera gira internacional del presidente de México desde su llegada al poder hace más de tres años acaba de concluir. López Obrador sólo ha viajado en tres ocasiones a Estados Unidos, una para verse con Trump, otra a la sede de la ONU y una reunión con Biden. Acaba de finalizar su visita a Guatemala, El Salvador, Honduras y Belice donde trato temas como la migración y vendió sus programas sociales ‘Sembrando Vida’ y ‘Jóvenes Construyendo el Futuro’. La última parada la dejó reservada para Cuba, con el que México guarda cierta afinidad ya que muchos cubanos huyen de su país para trasladarse a suelo mesoamericano y los mexicanos eligen a la isla caribeña para irse de vacaciones.

No obstante, esa relación ha ido menguando por el detrimento en los derechos humanos que afectan a los cubanos y a la cada vez más intrascendente economía que se promueve desde el régimen cubano.

Situándonos en los antecedentes históricos, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó México durante 70 años, tuvo una buena relación con la isla, a la que llegó a condonar una deuda de 350 millones de dólares mientras Vicente Fox rozó el cordón sanitario. Actualmente, la unión entre López Obrador y Díaz-Canel pasa por un momento inmejorable. Sólo hay que recordar que después de dos años de su llegada al poder, Miguel Díaz-Canel, fue el primer invitado de honor como mandatario extranjero en pronunciar un discurso en el Grito de Dolores, conmemoración con que dio inicio la guerra de Independencia de México, donde aprovechó para tildarnos de conquistadores abusadores y definir el bloque económico que sufre la isla como «criminal» y «guerra multidimensional».

Condecoración
Este domingo la dictadura cubana pasó el guante al presidente mexicano, al que invistió con la condecoración de la orden nacional ‘José Martí’, la máxima distinción que otorga el país hasta la fecha. Por su parte, el presidente mexicano -acompañado de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller- colocó una ofrenda al que fuera fundador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra de Independencia de Cuba. AMLO agradeció el premio echando un pulso a los Estados Unidos, arengando a los países de América Latina a oponerse de manera defensiva o desechar una alineación con su vecino del norte para ofrecer una nueva relación en la que converjan los países más acérrimos a la izquierda, recordando a su vez las figuras de Benito Juárez y Simón Bolívar.

AMLO también expresó su deseo de interceder por Cuba ante Estados Unidos para que la dictadura castrista sea incluida en la próxima Cumbre de las Américas que se celebrará dentro de un mes en Los Ángeles. Y es que el recibimiento por parte de Díaz-Canel no deja lugar a dudas de la sintonía entre ambos líderes con reuniones privadas y abrazos que ya se auguraban en un tuit justo previo a la cita de presidentes: «Su visita estrechará los lazos de amistad entre nuestros países». Ni siquiera la explosión que se registró en el icónico Hotel Saratoga un día antes, en el que han fallecido 35 personas (una de las víctimas española), modificó el encuentro.

El tema principal a tratar fue la crisis migratoria, pues en los últimos cinco meses unos 50.000 cubanos, que ingresaron a Estados Unidos vía México, han sido repatriados al régimen castrista. También, se llevó a cabo la firma de un acuerdo de cooperación entre la Secretaría de Salud de México y el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba para abordar la estrategia a seguir para afrontar el Covid-19 en la isla caribeña.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider