Publicidad

Trump enfrentará en libertad juicio por 37 cargos federales

En el tribunal de Miami guarda silencio; desde Nueva Jersey condena el abuso de poder.

Miami. En la primera vez en la historia que un ex presidente de Estados Unidos enfrenta cargos criminales federales, Donald Trump se declaró ayer, a través de su abogado, inocente de 37 cargos en una breve pero histórica comparecencia ante el tribunal, luego de su arresto y procesamiento por acusaciones de delitos graves, entre ellos poner en peligro la seguridad nacional, al acumular ilegalmente documentos clasificados y frustrar los esfuerzos del Departamento de Justicia para recuperarlos.

Horas después de que con cara de piedra se sentó flanqueado por sus abogados defensores en una sala del tribunal para enfrentar cargos penales, por segunda vez desde que dejó el cargo, un desafiante Trump calificó de abuso de poder malvado y atroz su inculpación al hablar ante seguidores en Nueva Jersey.

Escoltado por una gran caravana de seguridad, el magnate se entregó formalmente a las autoridades ante el tribunal federal del centro de Miami, donde evitó la multitud de cámaras de los medios de comunicación y a cientos de simpatizantes que corearon Miami por Trump, que lo esperaban frente al edificio, fuertemente custodiado por policías.

Le toman huellas dactilares

A su ingreso, el magnate fue detenido por los oficiales de la corte, sin que le pusieran esposas, y le tomaron las huellas dactilares para comenzar con el proceso judicial. Trump es tan famoso que no se necesitó tomarle fotografías, dijeron empleados de la corte.

En una amplia y abarrotada sala del tribunal, en la que no se permirtió que hubiera cámaras, celulares ni laptops, el ex presidente escuchó sentado, en silencio absoluto y cruzado de brazos, cómo el juez Jonathan Goodman anunció este caso histórico: Los Estados Unidos de América en contra de Donald Trump.

Inmediatamente, el letrado le leyó los 37 cargos que se le imputan, mismos que fueron revelados el viernes pasado en documentos oficiales, entre los que destacan retención ilegal de información relacionada con la seguridad nacionalobstrucción a la justicia y falso testimonio.

El ex jefe de la Casa Blanca, conocido por su estrambótica retórica, no hizo ningún comentario ante la corte durante su arresto, ni al declararse no culpable. Su abogado, Todd Blanche, se puso de pie y habló en nombre de su cliente: Ciertamente nos declararemos inocentes.

Firma acuerdo para no contactar a testigos

Lo único que hizo Trump en la audiencia fue firmar un acuerdo en el que se comprometió a no tener contacto con testigos del caso.

Blanche se opuso a prohibir que su cliente hablara con testigos, incluido Waltine Nauta, su asistente personal, con el argumento de que trabajan para él y que necesita comunicarse. Después de varios alegatos, Goodman determinó que Trump no puede hablar con los testigos sobre el caso, y sólo lo hará a través de sus abogados, aunque fijó que, en el caso de sus trabajadores que están implicados en el caso, sí podrán tener comunicación directa sólo si abordan temas laborales.

A Nauta, quien también ayer fue procesado en el mismo caso por ayudar a retener los documentos confidenciales, se le impuso fianza con las mismas condiciones que su jefe. No se declaró culpable porque no tiene un abogado local, y será procesado el 27 de junio ante el magistrado Edwin Torres, aunque no tendrá que estar presente.

Los documentos clasificados que Trump no devolvió incluían información sobre el programa nuclear estadunidense y las posibles vulnerabilidades en caso de ataque, según la acusación. La imputación alega que Trump mintió a los funcionarios que trataron de recuperarlos.

En el otro lado de la sala, en la segunda fila, estaba sentado el fiscal especial del Departamento de Justicia, Jack Smith, quien el pasado viernes reveló los cargos federales provocando un terremoto. Él tampoco dijo nada y dejó al abogado David Harbach que se hiciera cargo de exponer los argumentos del gobierno.

Después de casi 50 minutos de sesión, Goodman determinó dejar al ex gobernante en libertad bajo palabra mientras continúan las indagatorias sobre el caso, e indicó que no tendrá que entregar su pasaporte ni restringir sus viajes personales. La única condición que le impuso en su fianza fue no tener contacto con los testigos del caso.

No reportan actos violentos

La seguridad se mantuvo estricta fuera del edificio, y autoridades se prepararon para posibles actos violentos, al tener como antecedente el fallido golpe de Estado del 6 de enero de 2021 con el asalto al Capitolio. El alcalde de Miami, Francis Suárez, comentó a periodistas que no hubo ningún acto de inseguridad.

A la salida del juzgado, antes de dirigirse al aeropuerto con dirección a Bedminster, Nueva Jersey, la caravana de Trump se desvió hacia el restaurante cubano Versailles, en el barrio de La Pequeña Habana, donde lo esperaba una multitud de simpatizantes, entre ellos miembros de la comunidad anticastrista.

Tenemos un país amañado. Tenemos un país que es corrupto, expresó en tono desafiante en sus primeras declaraciones tras la audiencia, mientras se tomaba fotos con sus seguidores con motivo de los 77 años que cumple hoy, y gritaba: comida para todos.

Por la noche, en su club de golf de Bedminster, Trump aseguró en un acto de campaña ante cientos de seguidores que su sucesor, el demócrata Joe Biden, es corrupto y lo acusó de arremeter contra él, su principal adversario político de cara a las presidenciales del año próximo, en las que podría ser su rival si logra la nominación republicana.

Es injerencia electoral, espetó, y calificó de abuso de poder malvado y atroz su inculpación en las acusaciones federales.

Es el primer presidente estadunidense, en activo o retirado, que es acusado de un delito federal y la segunda vez en unos pocos meses que es requerido ante la justicia.

Jueza nombrada por el ex presidente llevará el caso

Pese a que la lectura de cargos estuvo a cargo del magistrado Goodman, el caso está en manos de la jueza de distrito Aileen Cannon, designada por Trump y quien fijará la velocidad del juicio, supervisará la selección de los miembros del jurado y determinará qué pruebas se pueden presentar al jurado.

La lectura de cargos, aunque a grandes rasgos procesal, fue el capítulo más reciente de una serie de ajustes de cuentas este año para Trump, quien enfrenta acusaciones en Nueva York relacionadas con los pagos que realizó a la actriz porno Stormy Daniels para mantener en silencio señalamientos de una relación extramatrimonial durante la campaña presidencial de 2016, así como investigaciones en curso en Washington y Atlanta debido a sus intentos de revertir los resultados de los comicios de 2020.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow