Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Murieron 1.4 millones de personas por falta de agua potable e higiene

Si no llueve en julio en Uruguay, la zona más poblada se quedará sin líquido para beber, reiteran las autoridades.

La mitad de la población mundial aún no tiene acceso al agua potable, ni al saneamiento público o a una higiene adecuados, lo que causó la muerte de al menos 1.4 millones de personas en 2019, alertó ayer en un informe la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Titulado Carga de morbilidad atribuible al agua potable insalubre, el saneamiento y la higiene: actualización de 2019, el reporte presenta estimaciones sobre la proporción de enfermedades, como diarrea, infecciones respiratorias agudas, desnutrición y las helmintiasis transmitidas por el suelo, atribuibles a estos factores.

Hemos visto mejoras en los servicios públicos básicos en la década reciente, pero los progresos son desiguales e insuficientes, declaró la directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud de la OMS, María Neira.

Explicó que la necesidad de invertir en este ámbito es más importante que nunca, ante los crecientes riesgos para la salud que ya se observan hoy día debido a los conflictos, la aparición de resistencia a los antibióticos, el resurgimiento de focos de cólera y las amenazas a largo plazo del cambio climático.

En 2019, el uso de servicios públicos eficientes para el suministro y saneamiento de agua podría haber evitado la pérdida de al menos 1.4 millones de vidas, indicó el estudio realizado con datos de 183 países y desglosados por región, edad y sexo.

Las enfermedades diarreicas representaron la mayor parte de la carga atribuible, con más de un millón de muertes. En segundo lugar se situaron las infecciones respiratorias agudas por una higiene de manos inadecuada, que se relacionaron con 356 mil fallecimientos.

Entre la población de hasta cinco años de edad, el agua, el saneamiento y la higiene inseguros fueron causantes de 395 mil decesos, lo que representa 7.6 de los niños muertos. Esto incluye 273 mil fallecimientos por diarrea y 112 mil por infecciones respiratorias agudas.

Las referidas enfermedades son las dos principales causas infecciosas de muerte en menores de cinco años en el mundo.

El informe señala que existen disparidades importantes entre regiones y grupos de ingresos. Más de tres cuartas partes de todas las muertes se produjeron en las regiones de África y Asia Sudoriental, mientras 89 por ciento de la mortalidad corresponden a países de ingresos bajos y medios-bajos.

Sin embargo, incluso los países de ingresos altos están en riesgo, ya que 18 por ciento de su carga de enfermedades diarreicas podría prevenirse mediante la mejora de las prácticas de higiene de manos.

En el continente americano, 33 mil 200 personas perdieron la vida a causa de enfermedades diarreicas y 317 mil 921 por infecciones respiratorias agudas.

Al respecto, los expertos indican que las repercusiones de la insalubridad del agua en la salud son amplias y van más allá de las enfermedades, ya que afectan el bienestar social y mental. Además, es probable que el cambio climático agrave muchas patologías que no se reflejan plenamente en las estimaciones actuales.

En tanto, la represa de Paso Severino, la principal fuente de agua dulce para la zona más poblada de Uruguay, pronto podría no tener agua bebible debido a la fuerte sequía que azota el país, informaron las autoridades.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow