Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Medallas fueron la llave para que Ella Bucio recibiera beca deportiva

El nombre de Ella Bucio no era conocido en el parkour hasta hace poco tiempo. Tampoco había estímulos ni forma de compensar a una atleta que apenas se estaba proyectando en el ámbito internacional. Costearse su carrera deportiva es un sacrificio que, tarde que temprano, comienza a dar frutos. Cuatro medallas de oro y un bronce en un lapso de 16 meses le dieron prestigio y la han redirigido hacia la cúspide de este deporte.

Su esfuerzo por adentrarse a la élite no ha pasado desapercibido, tal es así que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) se acercó a la traceuse de 25 años para entregarle una beca.

Esta recompensa es consecuencia de las medallas de oro en las Copas del Mundo en Montpellier (Francia) y Sofía (Bulgaría); así como el metal dorado que obtuvo en el primer Campeonato Mundial que se realizó en Tokio, Japón. Cada una de estas preseas, Ella las logró en la categoría que domina: freestyle (estilo libre). A estos cuatro logros, tres de ellos alcanzados en 2022, se añade el bronce que aseguró en velocidad.

Este año nos aprobaron tanto a mí como a mi entrenador una beca, nos la concedieron por todo este 2023, manifestó la capitalina.

Recordó que en 2022 tuvo que recurrir a su bolsillo para pagar todo en su travesía a la capital japonesa. En el caso de Montpellier y Sofía fue la misma federación internacional la que cubrió los gastos; el motivo, estar dentro del top cinco de los mejores traceurs del mundo.

México no había ofrecido hasta entonces ningún apoyo al parkour. A mí me tocó solventar los gastos en esa competencia, puntualizó.

Para el presente ciclo, debido a los resultados del año pasado, la Conade me ofreció pagar mis viáticos, sólo que como ya los tenía cubiertos por la federación internacional, se terminó por destinarlos a mi entrenador; también hubo cobijo para dos de mis compañeros.

Compartió Bucio Dovalí que, en este momento de su carrera, se siente respaldada, aunque entiende que ahora viene la parte en la que tiene que responder con podios si quiere mantener el estímulo gubernamental.

La presión sube bastante, por lo mismo me lo tomo con mayor responsabilidad.

Con los ahorros de su trabajo como doble de acción, más el apoyo que ha comenzado a recibir, “he podido dar prioridad a mis entrenamientos y a mis competencias, sí que sigo como stunt a veces, pero ya no lo pongo en primer plano».

Si bien el parkour comienza a darle dividendos, su principal fuente de ingresos sigue siendo su oficio como doble de acción.

Es básicamente de ahí donde he podido sostener mi trayectoria deportiva, porque el alto rendimiento no es sólo desembolsar dinero para competir, es lo que implica el día a día, alimentación, suplementación, fisioterapia, espacios de entrenamientos, seguimiento con nutriólogos. Para sostener esa vida tengo que mantenerme siempre de la mano de mi trabajo, al menos yo no podría pagarme todo al 100 por ciento por ser atleta.

Ser considerada la número uno del mundo en su categoría, lamenta, no ha sido un potencial argumento para que el sector privado se acerque a apoyarla.

“Me han ofrecido ciertas cosas como campañas para redes sociales, pero tiene que ver más porque tengo muchos seguidores debido a los reality shows en los que estuve. Si llego a conseguir ese tipo de contratos es más por ser influencer que por ser atleta; sé que por mi carta de deportista no consigo nada aún”, reconoció.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow