Publicidad

Concejal socialista de Los Ángeles, en lucha por 1.3 millones de migrantes

Las cúpulas deberían recordar que todos, sin importar su condición de estadía en el país, pagan impuestos, señala la dirigente de padres mexicanos.

Washington y Nueva York. Eunisses Hernández es una de las 15 integrantes del Concejo Municipal de Los Ángeles, representa a 250 mil personas en la ciudad inmigrante más grande del país, es hija de inmigrantes mexicanos y se define como socialista; de hecho, una de más de 200 socialistas elegidos a puestos municipales, estatales y federales en Estados Unidos.

Para Hernández, la palabra socialista por sí sola no abarca su perspectiva. “Me identifico con muchas cosas, el socialismo resume valores que tengo… estamos luchando por aquellos que han sido dejados atrás, los que han sido privados de sus derechos, los más vulnerables, particularmente gente de color, sobre todo inmigrantes, nuestros viejos y nuestros jóvenes. Eso es lo que yo represento”.

En entrevista con La Jornada, Hernández detalla que una de sus prioridades es hacer que Los Ángeles sea una ciudad más amena para los 1.3 millones de inmigrantes de México y América Latina que ella describe como el sistema nervioso central, el latido de corazón de su ciudad. Los migrantes son una de las fuerzas económicas más grandes de nuestra ciudad, pero hemos hecho lo menos por invertir en infraestructura para apoyarlos, indica, al enumerar varias de las maneras en que la ciudad está tratando de desalentar la llegada de nuevos migrantes, negándoles techo y maneras para integrarlos.

Hernández está clara que tiene una montaña de propuestas para hacer que su ciudad dé la bienvenida a quienes llegan de otras tierras, incluyendo atender necesidades básicas como un plan para ayudar a los que trabajan en las camionetas de comida para que puedan hacerse dueños de esas microempresas. También ha encabezado el esfuerzo de promover una legislación para establecer que Los Ángeles sea en la práctica ciudad santuario, prohibiendo que se gasten fondos en aplicar leyes estatales o federales de inmigración. Además, ha impulsado la creación de una comisión municipal sobre comunidades e idiomas indígenas, como parte de una respuesta al racismo antindígena –sobre todo contra oaxaqueños– que recientemente expresaron algunos líderes municipales. Por otro lado, indicó que desea resucitar la relación de ciudades hermanas entre Los Ángeles y la Ciudad de México.

La concejal, de 33 años, dice que su trabajo está informado por sus propias experiencias. De joven fue testigo de las consecuencias para su familia, sus vecinos y todo inmigrante de un sistema de justicia criminal racista que lanzaba a la gente de sus casas, los encarcelaba y a veces hasta los mataba. Primero pensaba que la mejor manera para servir a su comunidad era ser policía, pero se dio cuenta que oficiales individuales no tenían mucho poder. El sistema está descompuesto, repite. Puedes ser un inmigrante muy trabajador, pero a la vez ser criminalizado porque el sistema de justicia es muy racista y dañino. En los primeros 10 días después de ser elegida, recuerda, la policía de Los Ángeles ya había matado a tres personas, incluida una en su distrito.

Cansancio de las comunidades

Para cambiar este sistema, Hernández y sus aliados buscan recordar a las cúpulas de la ciudad que todos los inmigrantes, sin importar su condición migratoria, pagan impuestos y contribuyen a sus comunidades y a la ciudad, todos los días. Con ese mensaje construyó su base electoral, que la ayudó a ganar este puesto. “Nuestras comunidades están cansadas de un gobierno de poco brillo. Pienso que la gente se da cuenta de que, guau, por años nuestro gobierno no ha estado trabajando de verdad en favor de nosotros, nuestra vivienda es increíblemente cara, tenemos 41 mil personas sin techo en nuestras calles cada día, y estamos haciendo todo este trabajo y ¿para qué?, nuestro gobierno no nos apoya”.

Como ejemplo, señala que el Parque MacArthur, en su distrito, tiene a mucha gente con problemas de salud mental y drogadicción, y ese sitio también es donde frecuentemente los inmigrantes recientes de México y otros países primero llegan a la ciudad. Nuestro plan es saturar esta área con servicios y crear un espacio en el cual gente que está padeciendo diferentes problemas pueda llegar a descansar y ser inscrita en programas de asistencia y cuidado.

Una economía descompuesta

Aunque Hernández no habló mucho sobre el socialismo como teoría política en la entrevista con La Jornada, hizo referencia al sistema de mercado que genera una economía descompuesta para los que requieren apoyo y asistencia, algo que está al fondo de muchos de los problemas que ella dice que se tienen que abordar. Si tienes dinero y te está afectando una crisis de salud mental, y estás teniendo un problema de drogas, hay lugares a donde puedes acudir, sin duda. Pero en nuestro distrito, como en tantas partes del mundo, si no tienes dinero, si no tienes recursos, y te da una crisis de salud mental, pues probablemente vas a terminar perdido en la calle, o en la cárcel, o muerto.

Hernández comenta que su antecesor en este puesto dependía de fondos de grandes empresas de bienes raíces y que revertir algunas de las políticas malas de los últimos años requiere de coaliciones comunitarias que construyan poder desde abajo no sólo aquí sino por todo el país. Pero no está sola. No soy la única progresista elegida en este país en los últimos años, subraya. Recuerda que Nithya Raman, elegida concejal en Los Ángeles un par de años antes que Hernández, también se identifica como miembro de los Socialistas Democráticos de América (DSA, por sus siglas en inglés).

En la ciudad de Nueva York, la concejal Tiffany Caban, apoyada por DSA, recientemente logró promover una ley para ampliar servicios de cuidado de niños para familias indocumentadas, y en Chicago y otras ciudades, Hernández dice que hay más gente joven y progresista que está dando prioridad a los más necesitados.

Kristian Hernández, integrante del comité ejecutivo nacional de DSA, comentó a La Jornada: “calculamos que tenemos 200 políticos elegidos en todos los niveles –municipal, estatal y federal–” que son parte de, o apoyados por, DSA, cifra que se ha ampliado de manera significativa en los últimos años.

La presencia de socialistas democráticos y otros progresistas se siente a través de concejales como Hernández y Caban en algunas de las ciudades más importantes del país –incluidas Seattle y Chicago, entre otras– y a nivel nacional en el Congreso por medio de figuras como el senador Bernie Sanders y un elenco de jóvenes en la Cámara de Representantes.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow