Publicidad

Misiles semidestruyen dos joyas de la arquitectura en Odesa

Moscú responde a la ofensiva con drones que lanzó Kiev el sábado.

Moscú. La respuesta rusa a la lluvia de drones que cayeron el sábado sobre Ucrania no tardó en llegar ayer con una ola de misiles contra Odesa, más allá de su puerto, que dejaron semidestruidas dos joyas de la arquitectura y de la identidad de esta ciudad: la catedral de la Transfiguración, el templo más importante de la iglesia Ortodoxa ucrania, y la Casa del Científico, sitio que históricamente sirvió de tribuna a las mentes más avanzadas para transmitir, mediante conferencias, sus ideas y proyectos en la época soviética y luego en Ucrania.

La información del mando militar ucranio apunta que cayeron 19 misiles de cinco clases: cinco de crucero Ónix, lanzados desde la costa de Crimea; tres de tipo aéreo X-22, disparados por aviones TU-22M3 desde la zona del mar Negro; cuatro de crucero de clase marítima Kalibr, lanzados presumiblemente por un submarino en el mar Negro; cinco de emplazamiento terrestre Iskander-K y dos balísticos Iskander-M lanzados desde Crimea.

La defensa antiaérea, continúo el reporte oficial, logró derribar nueve misiles: cuatro Kalibr y cinco Iskander-K. Los 10 misiles restantes, según los ucranios, dejaron un muerto y 22 heridos, alcanzando infraestructuras portuarias, edificios de vivienda, vehículos y otros objetivos que nada tienen que ver con la guerra, la catedral de la Transfiguración y la Casa del Científico.

Un misil, señala el texto que resume la relación de daños, impactó en el altar de la catedral, dejando sin techo parte del templo. El golpe ocurrió de madrugada, por lo cual no hubo víctimas, pero –en palabras de Viktor, arzobispo de la iglesia Ortodoxa ucrania, que el 27 de mayo de 2022 se separó del Patriarcado de Moscú y de todas las Rusias– íconos sagrados para todos los creyentes y restos milagrosos de santos depositados en el interior del templo, quedaron bajo los escombros.

El arzobispo difundió la carta abierta al Patriarca de la iglesia Ortodoxa rusa, Kiril, en la cual le reprocha no haber hecho nada para detener este derramamiento de sangre fratricida y, ahora, un misil bendecido por usted destruyó la catedral de la Transfiguración (reconstruida en el mismo sitio en la década de 2000, tras ser derrumbada en 1936) que usted quiso bendecir al asistir en 2010 a su apertura.

Oleksi Danilov, jefe del consejo de seguridad nacional y defensa de Ucrania, a través de su cuenta en Facebook, considera que el objetivo principal de los ataques con misiles rusos contra Odesa y su región costera son un intento de impedir por completo el acceso de Ucrania al mar Negro y, a través de estas acciones de intimidación, perjudicar y neutralizar los esfuerzos internacionales para restaurar el funcionamiento del corredor de cereales.

La otra versión

Esta es la versión del ministerio ruso de Defensa: tomando en cuenta los videos subidos a las redes sociales del templo de la Transfiguración del Salvador, la causa más probable de su destrucción es la caída de un misil antiaéreo ucranio como resultado de la torpeza de los operadores de los sistemas de defensa antiaérea, que el ejército de Urania instala deliberadamente en zonas habitables de las ciudades, incluida Odesa.

De acuerdo con la dependencia castrense rusa, planeamos nuestros ataques con armas de alta precisión en Ucrania, excluyendo siempre objetivos no militares, donde pueda haber población civil, así como instalaciones de valor histórico y cultural.

El general Igor Konashenkov, vocero oficial, afirmó que este ataque estuvo dirigido contra drones acuáticos y mercenarios extranjeros, que resultaron destruidos.

Desde su cuenta en Telegram, en una primera reacción, el presidente ucranio, Volodymir Zelensky, expresó: misiles contra ciudades pacíficas, edificios residenciales, una catedral… No puede haber excusa para la maldad rusa. Como siempre, este mal perderá. Y definitivamente habrá represalias para los terroristas rusos por lo que hicieron en Odesa. Sentirán estas represalias.

Por su parte, el canciller Dimytro Kuleba exhortó a la comunidad internacional a condenar la ofensiva: el mayor ataque perpetrado nunca antes contra un importante puerto vital para la seguridad alimentaria mundial es un ataque contra toda la comunidad internacional. Insto a todos los estados y organizaciones a condenar este bárbaro crimen de guerra.

Próxima reunión para tratar venta de cereales

El miércoles de la semana entrante, a petición de Zelensky, se celebrará en Bruselas una reunión del recién creado Consejo OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte)-Ucrania a nivel de embajadores para discutir si es viable o no transportar los cereales ucranios en el mar Negro, a la luz del retiro de Rusia del pacto para la exportación.

Si consigue el consentimiento político de sus socios, Ucrania quiere continuar suministrando granos a otros países, pese a que Rusia –al abandonar la iniciativa alimentaria del mar Negro que se logró con la mediación de Turquía y la ONU– advirtió que cualquier buque que se dirija a un puerto ucranio puede ser considerado objetivo militar.

Pronto se sabrá si la alianza noratlántica está dispuesta a dar un paso más en su confrontación con Rusia, una escalada cada vez más peligrosa para todos.

Nuevo ataque contra la capital rusa

En otro orden, Ucrania intentó llevar a cabo un ataque terrorista contra instalaciones en Moscú con dos drones que fueron derribados, informó este lunes el ministerio ruso de Defensa. Momentos antes, el alcalde, Serguéi Sobianin, detalló en un comunicado que la acción fue contra dos edificios no residenciales, precisó que no ha habido daños graves.

Fuentes de los servicios de emergencias declararon a la agencia Interfax que los artefactos se estrellaron en dos distritos, en los que se han roto ventanas y el techo de un inmueble resultó parcialmente dañado.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow