Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Amazonas de Yaxunha, las rebeldes que llevaron las raíces mayas al softbol

Son Amazonas de Yaxunha y son rebeldes. Subvirtieron algunas costumbres patriarcales que impedían a las mujeres hacer cosas que se consideraban exclusivas de los hombres. Formaron un equipo de softbol en su comunidad, a unos 25 minutos de Chichén Itzá, y fueron las primeras en jugar en el Parque Kukulcán de Mérida, Yucatán. Al mismo tiempo, reivindicaron la raíz más profunda de su identidad, mujeres mayas y aguerridas. Visten con huipiles y juegan descalzas, porque eso les permite correr más ligeras.

En gira por Estados Unidos, las Amazonas lanzaron anoche la primera bola en el partido de los Diamondbacks de Arizona contra Gigantes de San Francisco en el estadio Chase Field, en Phoenix.

Llegaron al estadio con su tra-dicional huipil de algodón con bordados azules, muy animadas por la gira y sus resultados. Emocionadas de representar a todas las mujeres de Yucatán, dijo una de ellas mientras se retrataban con los jugadores de los Diamondbacks y esperaban el inicio del partido de Grandes Ligas.

La noche del lunes, la Amazonas consiguieron su primera victoria fuera de México, en un partido contra las Falcons de la Universidad del Valle de Phoenix, en Arizona. Un triunfo histórico que enfrentó a la mujeres mayas con sus vestidos ligeros para vencer 22-3 a las Falcons.

El equipo se fundó en 2018 en Yaxunha, poblado de unos 700 habitantes y que pertenece al municipio de Yaxcabá. Las integrantes son jóvenes que estudian el telebachillerato, pero también lo forman amas de casa. Una de ellas fue la que inició este proyecto como una forma de hacer ejercicio con sus vecinas. En la península, el softbol y el beisbol son deportes muy arraigados entre los yucatecos.

No tenían equipo. Pero la improvisación y el ingenio les permitió empezar con algunos palos y pelotas viejas. Apenas consiguieron algún dinero compraron un par de bates y unos guantes. Usar el vestido tradicional y correr descalzas sólo fue una adaptación cuando descubrieron que estaban más ligeras y además estaban acostumbradas, pues así lo hacían desde niñas.

Margarita Robleda Moguel, contó en un artículo para La Jornada Maya cómo fueron los orígenes de este equipo. Enedina Canul Poot –relató– veía con interés el beisbol que jugaban los niños en Yaxunha. Aunque no era bien recibida, descubrió que nunca tenían pelotas y aprendió a elaborarlas con hilos y así fue aceptada para acompañarlos.

El beisbol es cosa de niños, las niñas se quedan en su casa, le decían su madre y otras mujeres del pueblo. Ninia, qué haces jugando con los varones, tu lugar está en tu casa, qué, ¿no tienes algo mejor que hacer que enlodarte?, le reclamaban, pero Enedina fue pertinaz hasta que consiguió el reconocimiento. Pasó del rechazo al orgullo identitario en su comunidad.

Desde entonces las Amazonas de Yaxunha se han convertido en un símbolo poderoso de lo femenino en la península, amas de casa, estudiantes y guerreras que han ofrecido abundantes partidos en la región, en Monterrey y ahora lo hacen en Estados Unidos.

Cuando jugaron por primera vez un partido de softbol femenil en el Parque Kukulcán de Méri-da, la casa de los Leones de Yucatán, la gente respondió movida por la curiosidad y terminó entregada a este equipo de mujeres en vestido tradicional.

¿El softbol cambió Yaxunah? ¿Fue el Centro Cultural? Cada una de las Amazonas ha ido poniendo su granito de arena para erradicar el machismo en la comunidad, como expresaron en la plática que tuvimos. Ahora las mujeres pueden salir a estudiar, a jugar, a rencontrarse, escribió en su artículo Robleda Moguel para La Jornada Maya

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow