Publicidad

Sí pensé en el retiro tras estar más de un año en la banca: Jona

Permanecer siempre en el foco de las cámaras y de repente no tener nada de eso fue muy difícil, asegura.

Privilegiado con un talento que le permitió formarse en el Bar-celona, Jonathan dos Santos transitó por el camino de ser una prome-sa del futbol mexicano a la tentación del retiro prematuro. Durante la época de Fernando Ortiz, el mediocampista del América fue relegado, pero ahora bajo el mando de André Jardine ha retomado tal confianza tanto en la cancha como para mostrarse tranquilo frente a la prensa.

Fue difícil no jugar durante año y medio, nunca me había pasa-do que nadie hablara de mí, por salud mental me alejé de la prensa. Ahora estoy feliz, con más experiencia, no he pensado en selección, pero disfruto el momento, reveló con su característica sonrisa.

Con 33 años de edad, Jona presume de una trayectoria particular. Junto con su hermano Giovani fueron los primeros mexicanos que surgieron de La Masía, las fuerzas básicas del Barça. Sin embargo, su recorrido en el balompié no fue tan deslumbrante como se esperaba.

Giovani fue una estrella de la selección mexicana desde que se coronó en el Mundial Sub-17 en 2005. No obstante, después de haber jugado en España e Inglaterra recaló en el América, donde las lesiones y temas personales le impidieron hacer val su talento al grado de no tener equipo desde 2021.

Justo a finales de ese año fue cuando Jona arribó al América, también con una trayectoria en Europa y Estados Unidos. Pero con las Águilas pasó de estar entre los reflectores a perder la titularidad cuando Tano Ortiz asumió el banquillo en 2022. Fue cuando le pesó perder el reconocimiento, el respaldo e incluso intuir que, como a muchos otros que fueron promesa, ya no tendría cabida en las canchas.

“Imagínate, siempre estar en el foco de todas las cámaras, de toda la prensa y, de momento, no tener nada de eso. Pensaba en retirarme, en que después de mi contrato con el América jugaría seis meses o un año más y me marcharía.

“Pero desde que llegó Jardine me ha cambiado la vida, agradezco su confianza y la del presidente del equipo (Santiago Baños), quien no quiso que me fuera. No tengo rencor con nadie, quiero mucho al Tano, hizo un gran trabajo en el América.”

El caso de Jonathan dos Santos habla del resurgimiento de un talento deportivo. Un personaje singular ante la situación de otros jugadores que se mostraban con características distinguidas para destacar, pero que no pudieron cumplir esas expectativas, como Diego Lainez, los campeones Sub-17 César Villaluz o Antonio Briseño.

Me gustaría que se pusieran en la piel de los futbolistas que no juegan y les pongan un poco de atención, todos somos importantes. Estoy feliz en mi club, es cierto que tengo 33 años, aunque me siento de 24, disfrutando el momento, aseveró Jona.

Con Jardine, el menor de los hermanos Dos Santos ha tenido mayor regularidad en la cancha y ahora reapareció ante la prensa en un momento clave del equipo, justo cuando se acercan a la cima y tienen en puerta el llamado clásico capitalino ante Pumas.

Reconoció la relevancia histórica del duelo contra los felinos; sin embargo, consideró que la mayor rivalidad es contra el Guadalajara. No menosprecio a ningún equipo, pero (el clásico) ante Chivas es el primero, el segundo contra Cruz Azul y después ante Pumas.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow