Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Con estudios biométricos, notarios y autoridades buscan abatir despojos

El crimen organizado actúa con maquinaciones muy sofisticadas, señala el fedatario Daniel García.

El delito de despojo es un cáncer que el Colegio de Notarios de la Ciudad de México busca abatir de la mano de la Fiscalía General de Justicia, la Consejería Jurídica y el Tribunal Superior de Justicia, mediante la solicitud de información biométrica, ante el robo de identidad y la falsificación de documentos, informó el notario 22, Daniel García Córdova.

El crimen organizado, afirmó en entrevista, está con una serie de maquinaciones muy sofisticadas para que se den este tipo de situaciones, y el notariado y la autoridad tienen que ir por encima de ellos para evitar que pase.

Las notarías estamos ya comprobando la identidad de las personas, no solamente con el documento oficial de identificación que presentan, mismo que es corroborado con la institución que lo emitió, sino con estudios biométricos.

Dicha información, que se solicita al sacar la credencial del Instituto Nacional Electoral o el Servicio de Administración Tributaria, dijo, no se puede repetir porque es única, a diferencia de un documento oficial, que es susceptible de ser falsificado.

Por eso, en todos los actos jurídicos pedimos la toma de biométricos, y la verdad es que cada día tenemos un registro inmobiliario más eficiente y modernizado, aseguró.

La Ciudad de México cuenta con 250 notarías y más de un millón de fincas, que es la unidad básica registral, que a diario crecen con la construcción de nuevos desarrollos inmobiliarios, que se asientan en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio.

Con dicha instancia se trabaja en el registro de trámites vía telemática, con lo cual se eficientiza la labor notarial registral y se evita que un testimonio notarial se traspapele y dé pauta a que pase algo grave, explicó.

La falta de regularización de propiedades o de un testamento, sin embargo, alertó, ha derivado en casos de despojo, cáncer que es atacado por el Colegio de Notarios junto con la fiscalía, el tribunal y la consejería.

El notario, en un tema inmobiliario, señaló, está al final del eslabón de una adjudicación por remate, en una adjudicación por herencia, una compraventa o una donación, pues el juez te ordena tirar la escritura de formalización, por ejemplo, de un contrato privado de compraventa, y a lo mejor ahí está inmiscuido un tema de fraude y no lo sabes.

Por ello es importante que la ciudadanía tenga sus escrituras en regla y haga su testamento, que le lleva 20 minutos y un gasto de 3 mil 500 pesos, que puede ser menor con los programas del gobierno. Además, no debe atender llamadas de notarías, sino acudir a la que fue, a fin de evitar situaciones que den pauta a un fraude o un despojo, puntualizó García Córdova.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow