Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

Por su apoyo a Israel, peligra la relección de Biden

Comunidades de origen árabe amagan con no respaldarlo en 2024.

Detroit. Organizaciones árabe-estadunidenses musulmanas han advertido a Joe Biden que su renuencia a apoyar llamados de un alto el fuego en Gaza podría costarle millones de votos en casa en los próximos comicios, y ya que Michigan es un estado clave en el mapa electoral nacional que los demócratas deben ganar en 2024, una derrota allí podría costarle al presidente su relección.

Estoy avergonzado de que Joe Biden no demande la paz, no demande un cese el fuego, declaró el diputado estatal Abraham Aiyash, un yemení-estadunidense líder de la mayoría del Partido Demócrata en la Cámara baja de Michigan. Al hablar el sábado pasado ante un mitin de 10 mil manifestantes, incluidas familias con niños y muchos jóvenes, precisó: estamos demandando un cese el fuego. Si creen que se pueden olvidar de las vidas palestinas ahora, necesitan saber que no nos olvidaremos de eso (en la próxima elección) en noviembre de 2024.

Michigan tiene la concentración más grande de árabe-estadunidenses en el país, pero el Consejo Nacional Demócrata Musulmán señala que la ira creciente por la posición del gobierno de Biden en apoyo de Israel no se limita a este estado. El consejo envió una carta a Biden el lunes pasado advirtiendo que el apoyo incondicional que Estados Unidos ha otorgado a Israel ha jugado un papel significativo en perpetuar la violencia que está causando bajas civiles y erosionado el apoyo de votantes que previamente habían puesto su fe en usted.

Esta agrupación, que tradicionalmente ha movilizado votantes árabe-estadunidenses para los demócratas, agregó en su carta que se compromete a movilizar a votantes musulmanes, árabes y sus aliados a retener su endoso, apoyo o voto para todo candidato que no abogue por un cese el fuego. La carta concluye con una referencia al color de campaña de los republicanos, el rojo, y una amenaza: nuestras voces están siendo ignoradas, pero nuestros votos no lo serán. Puesto que, simplemente, al volverse roja Gaza, igual podría ser el caso de estados claves (en la elección).

Aunque pocos aquí argumentan que los árabe-estadunidenses votarán por el abiertamente islamofóbico Donald Trump, el probable contrincante republicano de Biden en la elección presidencial, la expectativa es que estos votantes sencillamente no votarán, o dejarán en blanco la parte de su boleta para su selección de candidato presidencial.

Esa amenaza es más potente en Michigan que en cualquier otro lugar, ya que es uno de los siete estados claves que determinaron el resultado final de la elección presidencial de 2020.

Matthew Jaber Stiffler, historiador y director del Centro de Narrativas Árabes en su sede en Dearborn, afirma que la comunidad árabe en Michigan incorpora poblaciones con orígenes libaneses, iraquíes, palestinos, yemeníes, sirios, jordanos, sudaneses y argelinos con diversas prioridades. Pero el tema de Palestina, de los derechos palestinos, es una cosa que reúne a toda la comunidad árabe cruzando la identidad nacional, declaró Stiffler en entrevista con La Jornada. En las últimas décadas, agregó, esta comunidad ha reconocido y empezado a ejercer su poder en Michigan, señalando que hoy día hay cuatro alcaldes árabes, varios concilios municipales con mayoría árabe, varios árabes en el Congreso estatal, además de la congresista federal Rashida Tlaib, quien es palestina-estadunidense.

Amer Zahr, activista y comediante palestino-estadunidense, quien ayudó a presidir el mitin del sábado pasado, manifestó que la comunidad está enojada por el silencio de los políticos electos y en particular con los demócratas. Comentó en una entrevista que muchos políticos estatales del Partido Demócrata, incluida la gobernadora Gretchen Wilmer y los senadores federales Gary Peters y Debbie Stabenow, no han llamado por un alto el fuego en Gaza. No hemos escuchado nada de ellos, expuso Zahr en entrevista. Piensan que nos olvidaremos el próximo año cuando llegue la elección, pero no lo olvidaremos.

La amenaza para los demócratas es muy real. Trump ganó Michigan por sólo unos 11 mil votos en 2016, una de las contiendas cerradas con las que obtuvo la presidencia. Biden triunfó en Michigan por 154 mil votos en 2020. Hay por lo menos 200 mil votantes árabe-estadunidenses empadronados en Michigan y si sólo un bajo porcentaje de ellos decide no emitir un voto, eso podría llevar a que Biden pierda el estado con consecuencias nacionales ya comprobadas, coinciden varios árabe-estadunidenses en entrevista con La Jornada.

En otro mitin, también en repudio al apoyo estadunidense a Israel en su guerra contra Gaza, la diputada federal Tlaib declaró ante miles: presidente Biden, no todo Estados Unidos está contigo en este asunto y necesitas despertar y entender eso. Recordaremos esto. Esta semana, legisladores republicanos en la Cámara baja intentan castigar a Tlaib con una declaración formal de desaprobación.

Nasser Beydoun, empresario y líder comunitario libanés-estadunidense, opinó en una entrevista en uno de sus restaurantes que los ataques contra Tlaib sólo elevarán su apoyo entre la comunidad. Fue la comunidad árabe y musulmana estadunidense que ayudó a que Biden ganara la presidencia al ganar Michigan, ya que Trump la había ganado en la elección previa; Biden obtuvo 70 por ciento del voto de nuestra comunidad. Pero este año electoral será muy diferente al anterior.

Por frustración con el elenco político actual, Beydoun, quien fue presidente de la Cámara de Comercio Árabe-Estadunidense, ha decidido competir por una curul en el Senado federal representando a Michigan en la elección de 2024. No necesitamos que vengan a comer humus con nosotros. Necesitamos que se paren a nuestro lado ante un tema como éste (en referencia a la guerra de Israel en Gaza).

Ya se registra el potencial costo político para Biden y su partido por su apoyo a Israel. Una encuesta del Instituto Árabe-Estadunidense difundida el martes registró que sólo 17 por ciento de los árabe-estadunidenses tienen la intención de votar por Biden, un dramático desplome de 59 por ciento que decían que lo apoyarían en la elección de 2020.

La Casa Blanca empezó a darse cuenta. Además de invitar a agrupaciones judías para reunirse con el presidente y su equipo, el Washing­ton Post reporta que musulmanes y árabe-estadunidenses también han empezado a verse con Biden.

Pero el gobierno de Biden persiste en su negativa para endosar un alto el fuego. Cuando se le preguntó sobre las reuniones de la Casa Blanca con árabe-estadunidenses, una persona le comentó al Post que son una tormenta de mierda.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow