Banner_Son tus derechos-01
Publicidad

El Tri de Lozano por evitar otro Aztecazo

Honduras nos dio un golpe de autoridad, admite Santi Giménez.

A México le pasa un tifón por encima. En la reconstrucción de un equipo que será anfitrión en la Copa del Mundo de 2026, nadie se atreve a alentar un optimismo basado en frases hechas. En cada nuevo golpe o decepción internacional, el pasado proceso que concluyó en Qatar es minuciosamente recordado. No vamos a avanzar un paso si seguimos en la misma dirección, afirma un grupo de aficionados a las afueras del estadio Azteca, donde, más que un partido, el entrenador Jaime Lozano afronta su último gran reto del año: conseguir el boleto a la siguiente Copa América con un 2-0 abajo frente a Honduras en la Liga de Naciones de Concacaf.

Este cargo es así, lo tengo muy claro desde que jugaba, señala Lozano sobre el riesgo que puede correr su puesto en caso de no evitar la derrota. Lo que más desearía es que hubiera procesos. Se lo comentaba a la gente de Honduras: las selecciones que más han crecido en la zona son Canadá y Panamá gracias a eso. Puedo tener el acuerdo que sea, pero a mí me contrataron para dar resultados. El boleto a la Copa América es lo que más queremos y lo vamos a buscar, esa mentalidad es la que me ha puesto donde estoy.

En los planes de Lozano no hay misterios, sencillamente una pista que trata de ejecutar en medio de un remolino de críticas. Aunque sucede con bastante frecuencia, no imaginaba que un escenario como este pudiera darse tras ganar la Copa Oro.

Sus jugadores están obligados a ganar por tres goles y mantener en cero su portería, para evitar que la definición se extienda a tiempos extra o penales. Cualquier anotación de los hondureños lo puede complicar más.

En Tegucigalpa nos superaron en actitud. Lo hablamos con los jugadores y entre nosotros. No podemos permitirnos eso. Tenemos que ser los mismos en cualquier campo y contra el rival que sea. No porque se trate de Alemania vamos a jugar el mejor partido del semestre y contra Honduras, al que dejamos crecer, nos vamos a relajar, agrega, mucho más serio en su análisis.

El gesto no responde al momento, sino a la consecución de conductas que no comparte. Sin darse cuenta, el ex mediocampista se ve dentro de un pozo profundo, sometido a una situación de estrés que desata su risa floja. Nada destaca tanto en su último entrenamiento antes del partido como el constante diálogo de sus elementos de mayor experiencia: Raúl Jiménez, Edson Álvarez y Guillermo Ochoa, quien pese a estar lesionado sigue en plenas funciones como líder.

Fantasma de 2013

Nos creíamos muy buenos y nos dieron un golpe de autoridad en su cancha, reconoce el delantero del Feyenoord, Santiago Giménez, sin esconder la poca confianza que aqueja ante la ausencia de gol. Nosotros como delanteros tenemos que estar preparados para estas rachas negativas, no todo va a ser color de rosa. Cometí un gran error al fallar un penal (en la Eredivisie) de esa manera, pudo ser una gran oportunidad para recuperar la confianza. Pero ya pasó, aprendí de eso.

A cuatro días de que Honduras golpeara con fuerza al Tricolor, el estadio Azteca vuelve a ver escenas del pasado. En septiembre de 2013, con el colombiano Luis Fernando Suárez al frente de la dirección técnica, los catrachos consiguieron lo que durante mucho tiempo parecía impensable: ganar (2-1) en la casa del entonces rey de la zona, luego de irse en desventaja desde los seis minutos. El fin de semana ha servido de pausa, pero por poco tiempo.

De los errores se aprende, sostiene el ex futbolista de Cruz Azul. Somos jugadores muy jóvenes, que tenemos que ir tomando experiencia. Ese roce en Centroamérica parece fácil, pero es todo lo contrario.

 

Fuente: La Jornada

Foto: La Jornada

Publicidad
WhatsApp Image 2021-05-19 at 21.20.55 (1)
Banner-1-Confettis-768x128
previous arrow
next arrow