Slider
Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Un Bundestag XXL para arrancar el año cero post Merkel.

Angela Merkel es desde este martes una canciller en funciones. Sus 16 años de Gobierno acabaron con la constitución del Bundestag surgido de las elecciones del pasado 26 de septiembre, tras lo cual ella y sus ministros recibieron sus respectivas cartas de despido de manos del presidente, Frank-Walter Steinmeier. La gran coalición retendrá sin embargo activa hasta que la formación de Gobierno que negocia el Partido Socialdemócrata (SPD) con los Verdes y los liberales del FDP. Estas formaciones tienen voluntad de llegar a un acuerdo en noviembre y echar a andar la semana del 6 de diciembre.

«Mis gracias y mis respetos canciller Merkel por estos años de trabajo dentro y fuera de nuestras fronteras. Este es el final de una Cancillería que pasará a la Historia como una de las más grandes de la República», subrayó Steinmeier en un discurso de despedida que la homenajeada canciller escuchó sentada, marcando un diamante con las manos y sin expresar ninguna emoción. La primera legislatura pos Merkel arrancó horas antes un Bundestag que pasa por ser el más numeroso de la Historia de Alemania pero con escaños reservados al Gobierno aún vacíos, una ceremonia de casi seis horas que Merkel siguió desde la tribuna de invitados junto a Steinmeier y el Nuncio Apostólico en representación del cuerpo diplomático.

La sesión arrancó turbulenta, con una iniciativa del grupo parlamentario de la populista Alternativa para Alemania (AfD) contra la decisión del que fuera el presidente saliente del Bundestag, Wolfgang Schaeuble, quien moderara la sesión constituyente en tanto que la tradición parlamentaria atribuye esa función al diputado de más edad. Y el de más edad es Alexander Gauland, de AfD. La iniciativa no prosperó como tampoco la elección del candidato de AfD Michael Kaufmann a una de las vicepresidencias del Bundestag, pese a que todos los partidos con representación parlamentaria tienen derecho a una vicepresidencia. La legislatura arranca para AfD como acabó la anterior. Tres veces se presentó Kaufmann la pasada legislatura a la vicepresidencia y otras tantas fue rechazado por la Cámara. Kaufmann procede de la agrupación regional de Turingia, liderada por el extremista Björn Höcke.

La elección de candidata del SPD a la presidencia del Bundestag transcurrió sin contratiempos. Bärbel Bas, de 53 años, se convirtió por una amplísima mayoría en la tercera mujer que preside el Legislativo, tras la socialdemócrata Annemarie Renger, que lo hizo entre los años 1972-1976 y, de 1988 a 1989, Rita Süssmuth, de la Unión Cristianodemócrata (CDU).

Bas era una desconocida hasta que el SPD anunció su nominación al segundo cargo más alto del Estado, hace apenas una semana. La carrera política de esta mujer nacida en el estado de Renania del Norte Westfalia, ha sido a la sombra. A los 20 años ingresó en las juventudes socialistas (Jusos), luego se coló en la directiva regional y como presidenta de la ejecutiva del PSP renano se hizo, en 2009, con su primer acta de diputada federal. Bas sólo se volvió visible durante la crisis del Covid-19, cuando su grupo parlamentario le dio una portavocía en Sanidad.

Ex sindicalista, amante del fútbol y motera, Bas procede del ala más izquierdista del SPD, una corriente tras las elecciones se ha convertido también en la mayoritaria del grupo parlamentario. Sus principales exponentes y ahora compañeros de escaño son la vicepresidenta del SPD, Saskia Esken, y el ex líder de los Jusos, Kevin Kühnert, que se estrena como diputado.

En el nuevo Bundestag hay muchas caras nuevas, entre ellas el presidente de la CDU y candidato fallido a la Cancillería, Armin Laschet, que dimitió este martes como jefe del Gobierno de Renania del Norte Westfalia para convertirse en simple diputado. Regresa al Legislativo tras 14 años de ausencia, Friedrich Merz, uno de los contrincantes de Laschet por la presidencia de la CDU y posible candidato a su sucesión una vez el partido decida como se procederá en esta ocasión a la elección.

EL PARLAMENTO MÁS NUMEROSO DEL MUNDO
La entrada de Laschet es fruto de la debacle electoral sufrida por el conjunto de la CDU, que se ha llevado por delante los escaños de varios ministros. Ese ha asido el caso del titular de Economía, Peter Almeiner, su colega en Defensa Annegret Kramp-Karrembauer y del ministro de la Cancillería y mano derecha de Merkel, Helge Braun.

En total, habrá 736 señorías sentados bajo la cúpula de cristal diseñada por Norman Foster para dar luz y transparencia a cuanto acontezca entre las paredes del Reichtag. Son 137 escaños más de lo que, sobre el papel, debería tener el hemiciclo para su buen funcionamiento y 248 más que los que había en la República Federal en 1953. El Bundestag no para de crecer. Ya se ha convertido en el Parlamento más numeroso del mundo, por delante incluso del Legislativo indio, con la diferencia de que Alemania tiene 83,24 millones de habitantes y la India, la mayor democracia del mundo, 1.400 millones.

Este Bundestag XXL supondrá para las arcas públicas casi 400 millones de euros anuales más los 1.000 millones que ya cuesta los sueldos de sus señorías, dietas, instalaciones, gastos corrientes y una plantilla de casi 5.000 trabajadores. La asociación de contribuyentes ya ha manifestado sus críticas. En principio, todos los partidos coinciden en la necesidad de adelgazar el Bundestag y esa ha sido una de las tareas que Schaeuble no logró sacar adelante, pero ninguno está dispuesto a meter mano al sistema electoral, que permite el acceso por voto directo de candidatos fuera de listas.

En cuanto a la composición del nuevo Legislativo hay pequeñas novedades. Aumenta el número de diputadas hasta representar 34,7% de la Cámara y entre ellas hay por vez primera dos personas transgénero, ambas por el partido de Los Verdes. Aumenta también del 8,2% al 11,3% la proporción de diputados nacidos de inmigrantes, aunque la población de origen extranjero en el país es del 26% y, para satisfacción de un país envejecido como este, baja la edad media en el hemiciclo, de los 49,4 a los 47,5 años. El diputado más joven es Emilia Fester, de 23 años, de Los Verdes y el de mayor edad, Gauland, con 80 años.

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider