Slider
Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Checo, primer mexicano en lograr podio en el Hermanos Rodríguez.

Sergio Checo Pérez cumplió con su sueño y el de cientos de miles. Por fin se convirtió en el primer mexicano que sube a un podio de Fórmula 1 en casa, en el Gran Premio de la Ciudad de México, en tercer lugar, ante una afición volcada en el Autódromo Hermanos Rodríguez y en la carrera ganada por su coequipero de Red Bull, el holandés Max Verstappen, éste secundado por el heptacampeón británico Lewis Hamilton al mando de Mercedes.

Es increíble. Obvio quería más, quería un uno-dos para el equipo. Pero he dado todo mi corazón. Disfrutemos este resultado, que nos lo merecemos. ¡Esta afición es la mejor!, exclamó Checo al bajarse del coche en el Foro Sol, envuelto en los vítores ensordecedores de las multitudes por el primer podio del mexicano en su país, el tercero consecutivo, algo que nunca antes había logrado, además del quinto en la temporada 2021 y el número 15 en 10 años dentro de la Fórmula 1.

Quería dar mi corazón por la gente, ¡de hecho podía escucharlos cuando pasaba por aquí! (las gradas), agregó Checo, para después abrazar a su padre y hermano, quienes lo recibieron junto con miles de aficionados en las tribunas y los que bajaron a la explanada para la premiación.

El jalisciense levantó la bandera mexicana junto con Verstappen. En el podio abrazó a Carlos Slim Domit, el impulsor de su carrera desde adolescente. Hoy presidente de la escudería Telmex, el empresario y miembro del Senado de la Federación Internacional de Automovilismo fue quien le entregó el trofeo.

La posición más alta para un mexicano en casa era un cuarto lugar, de Pedro Rodríguez en 1968.

Al pie del podio, su hijo, el pequeño Chequito, próximo a cumplir cuatro años, observaba el acontecimiento sin gran asombro, un poco adormilado.

Las tribunas del Foro Sol, repletas a lo largo de la pista, aclamaron a Checo desde temprano, con los aficionados vestidos de verde, blanco y rojo, por secciones o de manera individual, a lo largo del trazado, todos provistos con aplaudidores, banderas mexicanas con la imagen del piloto, o con el Checolín Colorado, máscaras de luchadores, sarapes, bengalas.

Aviones de la Fuerza Aérea Mexicana surcaron el cielo por encima del autódromo dejando a su paso humo de colores de la bandera na-cional, y previo al himno, los pilotos se inclinaron y depositaron sus cascos en el piso, en memoria de las víctimas por el Covid-19.

Verstappen, ganador en México en 2017, 2018 y este 2021, hizo una salida perfecta desde el tercer puesto. Como lo vaticinó el día anterior, el holandés aprovechó el rebufo de los punteros y al final de la recta rebasó a Hamilton, mientras Valtteri Bottas, coequipero de Hamilton que había ganado la pole, perdió el control al ser tocado por el australiano Daniel Ricciardo al final de la recta. El finlandés se despistó y retomó la carrera en último lugar, desde donde poco pudo ascender y concluyó 15.

De esa manera, quedaba el escenario ideal para que el holandés, el británico y el mexicano gestionaran el resto de la carrera encaminados a un hipotético podio entre ellos tres, como los más veloces sobre el resto.

Arranque caótico

Fue una arrancada caótica, pues el japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri) y el alemán Mick Schumacher (Haas) se impactaron entre ambos en los primeros metros de la primera vuelta y quedaron fuera. Sin Bottas en el camino, desde el inicio se configuró el podio pronosticado: Verstappen como primero, seguido por Hamilton y Checo tercero.

En ese orden circularon hasta avanzada la carrera. Checo encendió las gradas al meterse a la contienda con Hamilton, y para la vuelta 34, en combinación con la primera parada de Verstappen en pits, Pérez tomó la punta delante de su compañero y Hamilton.

Fue en la vuelta 41 cuando Checo Pérez entró a pits para remplazar sus neumáticos medios, con lo que Verstappen retomó el primer sitio y Hamilton asumió el segundo.

Ya en el giro 59, de 71 pactados, Checo estaba a medio segundo de Hamilton y vuelta a vuelta intentando pasarlo, mientras las tribunas rugían.

El holandés ganó la carrera sobrado, a 16 segundos con 555 milésimas sobre Hamilton, pero la lucha por el segundo lugar fue feroz con Checo Pérez, quien se fue la caza del británico, a quien le había ganado un par de luchas mano a mano esta temporada, pero Hamilton supo conservar su posición hasta el final.

En la emocionante competencia de principio a fin, también entre el resto de los 20 pilotos, el top-10 lo completaron el francés Pierre Gasly (AlphaTauri), los Ferrari del monegasco Charles Leclerc y el español Carlos Sainz; el alemán Sebastian Vettel (Aston Martin); el finlandés Kimi Räikkönen (Alfa Romeo), el español Fernando Alonso (Alpine) y el británico Lando Norris (McLaren).

Regresa el Gran Circo

El llamado Gran Circo regresó a México hace cinco años, después de 23 años de ausencia.

En la sexta edición de esta era, la asistencia el domingo fue de 138 mil 257 personas para alcanzar una cifra récord superior a los 370 mil durante el fin de semana. Ese total, sumado a los 140 mil que acudieron el pasado miércoles a la exhibición de Checo Pérez al volante de su Red Bull en Paseo de la Reforma, superan el medio millón de personas que tuvieron contacto con los autos de la Fórmula 1, según cifras proporcionadas por el promotor, Corporativo Interamericano de Entretenimiento.

Al terminar la celebración del pódium, más de 50 mil espectadores disfrutaron de un concierto del diyéi Kygo, quien encendió aún más el ambiente de F1esta en el autódromo capitalino, en el regreso de México a Fórmula 1.

Fuente: La Jornada.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider