Slider
Publicidad
Slider

Chile: el tercer partido en discordia quiere examinar por Zoom a los dos candidatos a la presidencia.

La política chilena y las distopías se llevan bien. ¿O cómo entender la última ocurrencia del Partido de la Gente, tercero en la primera vuelta de las elecciones? Con un candidato presidencial que no pisa el país desde hace años, la indescifrable agrupación política quiere ahora hacer valer sus votos y que sus votantes sometan a un interrogatorio por Zoom a José Antonio Kast y Gabriel Boric, los dos aspirantes al Palacio de La Moneda que se enfrentarán en segunda vuelta.

«Pasamos de ser los más ninguneados a decidir quién será el proximo presidente de Chile», se envalentonó Franco Parisi, que hizo campaña desde Birmingham, en el Estado norteamericano de Alabama. Tiene una deuda por alimentos de unos 220.000 euros con los hijos que tuvo con su ex esposa, y la sospecha es que sería detenido apenas pise Chile. Asombrosamente, el sistema legal chileno permitió la candidatura presidencial de alguien en esa situación.

«Tras pagar algunas cuotas, en 2016 dejó de entregar el dinero acordado judicialmente para sus dos hijos menores: 207 millones de pesos más intereses, reajustes y costas», detalló recientemente «Canal 13» en un informe especial.

UN JUEGO CONSTANTE CON LOS LÍMITES DE LA LEY
Según el canal, la justicia chilena no pudo notificarlo hasta ahora de su situación judicial, ni de la orden orden de ejecución y embargo de sus bienes. La dirección legal registrada de Parisi es una casa que fue vendida hace cinco años mediante ardides que lo desvincularon de esa operación, pero le permitieron cobrar una jugosa cantidad, cercana al medio millón de euros, y comprarse una casa de 314 metros cuadrados en Estados Unidos.

Instagram, Facebook y Youtube son las plataformas de Parisi, conocido años atrás como «el economista de los pobres» y que reniega de los medios de comunicación: «Ya aprendimos, no confiamos en los grandes medios, creemos en las redes sociales».

No pocos chilenos recuerdan que Parisi fue dueño de «Royal Real Estate», una empresa que garantizaba inversiones inmobiliarias y rentas con riesgo cero. El riesgo, sin embargo, era alto: muchos de los que invirtieron denunciaron que dejaron de recibir el dinero de esas supuestas rentas.

Junto con un hermano, Parisi es dueño de Parisifx, un fondo de inversión con sede en el microestado caribeño de San Vicente y las Grenadinas, y ahora también en Alabama. Ese constante juego con los límites de la ley -o más allá de ellos- no afectó a Parisi, que obtuvo una cantidad inesperada de votos.

«Eso se está discutiendo en tribunales», dijo Parisi a Canal 13 el día de las elecciones cuando se le preguntó por la deuda de alimentos. Es más: aseguró que impulsará una ley para que aquellos que adeudan alimentos a sus hijos no puedan ser candidatos.

«No tengo rencor», aseguró el heterodoxo político antes de lanzar su habitual crítica a los medios de comunicación. A su entender, todos están en contra de él.

UNA CAMPAÑA HETERODOXA Y EFECTIVA
La de Parisi, un ingeniero y economista de 54 años, fue una campaña heterodoxa, pero efectiva. Quedó fuera de la mayoría de los debates, al no poder estar en forma presencial, pero el 12,8 por ciento de los votos que obtuvo se cimentó en su actividad en redes sociales. ¿Su ideología? Una combinación de liberalismo, populismo y toques libertarios. Culpa a la clase política de casi todos los males del país y propone rebajas de sueldos para todos los altos cargos.

Como finalmente no llegará a La Moneda, los chilenos se quedarán sin ver como pone en marcha su programa electoral, que incluía construir «un Rockódromo que aglutine bandas de rock chilenas y las potencie en el mercado de la música», así como «buzones para adopción» en los que se pueda dejar recién nacidos no deseados por sus progenitores: «El sistema de apertura y cierre deberá contar con sensores para alertar al personal para la rápida detección del recién nacido».

Con ese candidato y sus votantes deben lidiar ahora Kast, de la derecha dura, y Boric, de la izquierda dura. Parisi los va a someter a la «democracia digital», que es su respuesta habitual cuando no quiere definirse políticamente. ¿Qué piensa sobre esto? Lo decidirá la democracia digital, responde.

El Partido de La Gente cuenta con un programa vía streaming en la plataforma facebook. «Bad Boys» (chicos malos), que así se llama el programa, pasa así a ser un factor nada despreciable en las semanas que restan hasta la segunda vuelta del 19 de diciembre.

¿A quién va a apoyar el Partido de la Gente en la segunda vuelta? «Democracia digital. Vamos a hacer una consulta», dijo Parisi, que propone invitar a ambos candidatos a exponer en «Bad boys» para que sometan a las preguntas de sus votantes: «Que nos muestren qué es lo que proponen a la comunidad».

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider