Slider
Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider

Los 757 días del «arma» Hazard y el canto del Bernabéu: «Ceferin, ¡no nos toques las bolas!».

El pequeño brote de Covid-19 que sufre el Real Madrid, con seis futbolistas (Asensio, Rodrygo, Modric, Marcelo, Bale y Lunin) y Davide Ancelotti como positivos, regaló la primera titularidad en casi dos meses a Eden Hazard. Una oportunidad «merecida» ante el Cádiz, según se apuró a decir Carletto en la rueda de prensa del sábado, que dejó una actuación aceptable, pero aún lejos del nivel pasado de un futbolista del que ya no se sabe qué esperar.

El belga fue el único jugador de campo en saltar a calentar al frío césped del Bernabéu con pantalón largo. Un detalle sin importante más allá de la curiosidad, que dejó a Kroos como único ejercitándose en camiseta. Cuestiones germanas. El ex del Chelsea se preparó para un pitido inicial que no vivía desde la derrota ante el Sheriff a finales de noviembre. Desde aquello, con una problemática gastroenteritis entre medias, apenas había disputado 60 minutos repartidos en cinco encuentros. Contra el Athletic, la Real y el Atlético, duelos clave para el título liguero, se quedó en el banquillo y no participó.

«NO NOS TOQUES LAS BOLAS»
Mientras la grada de animación sacaba a relucir la pancarta «No nos toques las bolas, que somos los Reyes de Europa» y cantaba repetidamente «¡Ceferin, no nos toques las bolas!» y «¡Ceferin, dimisión!» en contestación al surrealista sorteo de los octavos de Champions del pasado lunes, Hazard se situó en la derecha del ataque del Madrid, en uno de los extremos del 4-3-3. El izquierdo es para Vinicius, que se convirtió en el segundo extranjero más joven (21 años y 160 días) en llegar a los 100 partidos en Liga. Antes, sólo Agüero (20 años y 278 días).

La compatibilidad del brasileño y el belga es difícil, porque a ambos les gusta iniciar pegados a la banda para lanzar diagonales. Podría cuestionarse quién merece qué posición, pero el momento de Vinicius dista mucho del de Hazard. El conjunto blanco, eso sí, parecía insistente en intentar recuperar la mejor versión del ‘7’, en una primera parte en la que atacó, sin éxito, 12 veces por la banda derecha y sólo 2 por la izquierda. 35 toques de Hazard, 34 de Vinicius.

LA CHARLA DE BENZEMA Y HAZARD
Antes de empezar la segunda, Benzema y Hazard debatían en el centro del campo, esperando a que el Cádiz saliera de vestuario. Se hacían gestos y conversaban, demostrando que el francés es uno de los mayores apoyos del belga. Y la cosa cambió un poco. El belga se situó en la derecha en defensa, pero en la mediapunta en el ataque, y ahí encontró sus mejores opciones y combinaciones, siendo uno de los mejores del ataque de un Madrid que no encontró el gol.

Hazard completó los 90 minutos de un choque del Madrid 757 días después. La última vez que había presenciado el final sobre la hierba fue el 23 de noviembre de 2019 ante la Real Sociedad, tres días antes de que Meunier le lesionara de gravedad en aquel fatídico Real Madrid – PSG. Desde entonces, cuesta abajo. Su valor de mercado es de 25 millones, según Transfermarket. El 12º futbolista del Madrid, el 44º de la Liga, el 268º del mundo… «Su primer tiempo fue peor que el segundo», valoró Ancelotti, que elogió las buenas asociaciones del belga en el tramo final: «Se entendió bien con Benzema y seguro que será un arma más en la segunda parte de la temporada».

Desafortunadamente para él y para el Madrid, el regreso de Hazard coincidió con el final de la racha de los de Ancelotti, que habían ganado diez partidos seguidos y no se quedaban a cero desde el 27 de octubre. «El balón no ha entrado, pero yo estoy contento. No pienso pedir más a mi equipo», añadió el italiano, que cree que no recuperará a «ningún futbolista» para el choque del miércoles en Bilbao: «Tengo que pensar qué vamos a hacer en la zona derecha».

Fuente: El Mundo.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider