Slider
Publicidad
Slider

La Fiscalía de Berlín abre una investigación a toda la cúpula de Los Verdes por prevaricación.

En 2020 el Comité Ejecutivo Federal del partido alemán Los Verdes se otorgó un ‘bono coronavirus’ que fue añadido como paga extraordinaria a sus emolumentos y que ahora está teniendo consecuencias inesperadas. La Fiscalía de Berlín ha confirmado la apertura de expedientes de investigación por «sospecha inicial de prevaricación» a todos los miembros de la directiva de esta formación política, que forma parte del Gobierno de coalición del socialdemócrata Olaf Scholz.

El asunto de los controvertidos pagos especiales ya surgió durante la campaña electoral, cuando la candidata y hoy ministra alemana de Exteriores Annalena Baerbock se vio obligada a reconocer que había «olvidado» comunicar al Bundestag esa remuneración, como exige el reglamento parlamentario, junto a otros tres bonos en concepto de ‘Navidad’ que tampoco habían sido declarados.

En total, en su caso, eran unos 25.000 euros cuyo ingreso no había notificado «por error», según declaró. Finalmente la Fiscalía considera que existe «la sospecha inicial de prevaricación después de varias denuncias de particulares», según ha explicado ahora el portavoz de la Fiscalía de Berlín, Martin Steltner.

Los pagos ascendieron a 1.500 euros por persona en concepto de compensación por los gastos y molestias ocasionados por la necesidad de trabajar desde casa, en una situación de confinamiento en la que más del 30% de todos los empleados de Alemania permanecían teletrabajando sin que ni ellos ni las empresas recibiesen suplemento alguno como contraprestación. Posteriormente se supo que los auditores internos del partido se habían opuesto a los pagos y así lo habían hecho saber a la directiva, que a pesar de ello los aprobó. «No deberíamos haber hecho eso», admitió Baerbock en campaña electoral, cuando se hizo público el episodio que, sin embargo, no tuvo entonces consecuencias jurídicas.

Un portavoz de Los Verdes también ha confirmado las investigaciones en curso. «Se trata de la participación de los miembros de la junta ejecutiva federal en las decisiones sobre el pago de los llamados ‘bonos coronavirus’, que como ya se sabe se pagaron a todos los empleados de la oficina de la sede federal de Berlín y a los miembros de la ejecutiva federal en 2020».

Según justifica el portavoz de los Verdes, la junta tenía derecho a tomar las decisiones pertinentes «desde el punto de vista de todos los implicados». Posteriormente y a raíz del escándalo que ocupó las portadas durante la campaña electoral «todos los pagos habían sido devuelto». «Los miembros de la junta en cuestión y la oficina federal están cooperando plenamente con la oficina del fiscal para aclarar el asunto de forma rápida y completa», asegura el partido.

Entre los investigados están la propia Baerbock, y el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, ambos copresidentes del partido verde y que pertenecen a la junta ejecutiva federal de seis miembros, junto a los vicepresidentes federales Jamila Schäfer y Ricarda Lang, el gerente federal Michael Kellner y el tesorero Marc Urbatsch. Dado que todos excepto Urbatsch también son miembros del Bundestag, el Parlamento debió ser informado antes de que pudiera iniciarse la investigación, lo que habría sucedido en diciembre según fuentes periodísticas. La fiscalía inició formalmente la investigación penal el pasado 6 de enero.

Exigente con los demás
De entre todos los investigados, solamente se conocen los detalles de lo cobrado por Baerbock, que como copresidenta de Los Verdes no recibe un salario del partido independientemente de lo que venía cobrando como diputada del Bundestag y ahora, además, como ministra.

«Todos los pagos especiales que la Oficina Federal del partido paga a la señora Baerbock son reportados por el departamento de contabilidad a las instituciones pertinentes de Seguridad Social y Hacienda», explican fuentes del partido, que relatan también que los pagos fueron anotados en los libros contables verdes como «libres de impuestos», pero que después del escándalo de campaña fueron presentados por Baerbock a su asesor fiscal para ser incluidos en la declaración de la renta de 2020 «con el fin de pagar los impuestos correspondientes sobre la renta».

Su anterior omisión resultaba especialmente delicada para un partido que exige la divulgación detallada de los ingresos auxiliares de los funcionarios electos. Otros verdes han mostrado mayor cuidado reportando los ‘bonos de Navidad’ al Bundestag desde su introducción en la tradición contable en 2011.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider