Slider
Publicidad
Slider

La Comisión Europea registra las sedes de Gazprom en Alemania.

Funcionarios antimonopolio de la Comisión Europea han allanado este jueves las oficinas de Gazprom en Alemania, como parte de una investigación en curso sobre los precios del gas. Los registros han afectado a dos de las filiales alemanas de Gazprom: Gazprom Germania GmbH y Wingas GmbH. Bruselas comenzó a recopilar pruebas en octubre, para investigar si Gazprom y otros proveedores de gas estaban manipulando el mercado durante la actual emergencia de los precios de la energía. En enero, la comisionada de Competencia, Margrethe Vestager, declaró que todavía estaba esperando información de Gazprom. «De hecho, es llamativo que una empresa, en vista de la creciente demanda, limite la oferta», dijo entonces Vestager, «es un comportamiento bastante raro en el mercado».

La redada podría ser una señal de que Vestager abrirá una investigación oficial sobre Gazprom.

Un portavoz de la empresa rusa se ha negado a confirmar ni desmentir el allanamiento, pero el personal del vestíbulo de las oficinas de Gazprom Germania en la calle Markgrafenstraße de Berlín han comentado a medios alemanes la llegada de los inspectores. El Ejecutivo comunitario, garante de la competencia en la Unión Europea, ha reconocido en un comunicado que había realizado inspecciones, junto con la autoridad alemana de competencia, «en las instalaciones de varias empresas activas en el suministro, transporte y natural almacenamiento de gas en Alemania». Dos fuentes europeas han confirmado también que las pesquisas se desarrollaron en la mañana del miércoles en las instalaciones de la gasista rusa Gazprom y su filial de Gas Natural Wingas. «Las inspecciones sin previo aviso son un paso preliminar en la investigación de supuestas prácticas anticompetitivas. El hecho de que la Comisión realice estas inspecciones no significa que las empresas sean culpables de un comportamiento anticompetitivo y no prejuzga el resultado de la investigación de una», señalan fuentes de la UE.

En 2011, las autoridades de competencia de la UE allanaron por primera vez las oficinas de Gazprom en Berlín, como parte de una operación multinacional que abarcó 20 ubicaciones en 10 países. Esa investigación resultó en un acuerdo de 2018 en el que Gazprom no pagó una multa pero aceptó modificar sus prácticas contractuales en Europa Central y Oriental, un acuerdo ratificado por los tribunales de la UE el mes pasado.

Gazprom cuenta en su nómina con el excanciller alemán Gerhard Schröder, socialdemócrata, al que el actual canciller ha pedido públicamente en vano que abandone todos sus cargos en empresas rusas muy próximas a Putin. La relación entre Gazprom y el Estado alemán ha llevado al país a una gran dependencia energética del gas ruso, que supone el 50% de todo el consumo alemán. Actualmente las reservas de gas alemanas están al 25% de su capacidad y el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, acaba de declarar el primero de los tres niveles de alerta temprana que figuran en el protocolo de emergencia ante riesgo de corte de suministro. Si llegase a declararse el tercer nivel, el gobierno tendría que llevar a cabo racionamiento en el consumo de gas de particulares y empresas.

Fuente: ABC.

Publicidad
previous arrow
next arrow
Slider